Logran aliviar el dolor con microelectrodos y sin efectos secundarios

Desarrollan unos microelectrodos que activan específicamente los centros de control del dolor del cerebro y pueden aliviar la mayoría de los tipos de dolor sin afectar a otras sensaciones, ni a las habilidades motoras.
Escrito por: Natalia Castejón

15/10/2021

Dolor: electrodos sin efectos secundarios

Los pacientes con dolor crónico por lo general necesitan tomar medicamentos analgésicos que suelen tener efectos secundarios importantes. Ahora, una investigación llevada a cabo por miembros de la Universidad de Lund (Suecia) ha demostrado la eficacia de un método de estimulación basado en microelectrodos, que podría bloquear casi de manera total el dolor, sin afectar a las habilidades motoras u otras sensaciones, según pruebas realizadas en ratones.

En comparación con la morfina, los microelectrodos proporcionaron mayor alivio del dolor y sin producir un efecto de sedación

La calidad de vida de las personas que conviven con el dolor está significativamente reducida, y los tratamientos pautados, como pueden ser los opiáceos, no suelen aliviar por completo el dolor y afectan al paciente, que experimenta una sensación de sedación y tiene más probabilidades de acabar desarrollando una tolerancia, que haría necesario aumentar cada vez más la dosis, con el riesgo de adicción que eso conlleva.

Los resultados del ensayo hecho en ratones y publicados en la revista Sciences Advances han desvelado que los nuevos microelectrodos logran un bloqueo casi total del dolor sin afectación de otro sistema sensorial ni habilidad motora. Los investigadores observaron que, en comparación con la morfina, los microelectrodos proporcionaban mayor alivio del dolor y sin ese efecto de sedación característico de este fármaco.

Una técnica útil para todos los tipos de dolor

“Los electrodos son muy finos y extremadamente suaves para el cerebro. Se utilizan para activar específicamente los centros de control del dolor del cerebro sin activar simultáneamente los circuitos de las células nerviosas que producen efectos secundarios. El método implica implantar un grupo de electrodos ultrafinos y luego seleccionando un subgrupo de electrodos que proporcionen un alivio puro del dolor, pero sin efectos secundarios. Este procedimiento permite un tratamiento de estimulación extremadamente preciso y personalizado que se demostró que funciona para todas las personas”, ha indicado Jens Schouenborg, autor del estudio.

Los autores desarrollaron una tecnología y técnicas quirúrgicas basadas en gelatina que no dañaba los tejidos y que permitió implantar los microelectrodos flexibles con una precisión muy elevada. Según los investigadores, la nueva técnica debería funcionar en todo tipo de dolor transmitido por la médula espinal, es decir, la mayoría de los tipos de dolor.

Creen que estos microelectrodos podrían usarse también en casos de párkinson, depresión, epilepsia e ictus

A falta de que se realicen estudios en humanos, los investigadores son optimistas y creen que después de entre cinco y ocho años este método podría ser un tratamiento de estimulación satisfactorio en pacientes con dolor severo, como lesiones de la médula espinal, para las que no hay tratamientos satisfactorios actualmente.

Por otro lado, creen que estos microelectrodos se pueden adaptar a todas las partes del cerebro, por lo que sería viable usarlos también para tratar enfermedades cerebrales degenerativas, como el párkinson, pero también en otros trastornos como la depresión, la epilepsia y el ictus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD