PUBLICIDAD

Asocian comer alimentos ultraprocesados con más riesgo de depresión

Consumir a menudo alimentos ultraprocesados como bollería industrial, refrescos azucarados o comida preparada puede aumentar hasta en un 33% el riesgo de sufrir una depresión clínica en el futuro.
Escrito por: Caridad Ruiz

17/05/2019

Mujer con riesgo de depresión al comer alimentos ultraprocesados

Comer a menudo alimentos ultraprocesados no solo puede aumentar niveles de colesterol y de glucosa, o incrementar el riesgo de cáncer o muerte prematura. Una nueva investigación asocia su consumo regular con un mayor riesgo de desarrollar depresión. El estudio se realizó dentro del proyecto “Seguimiento Universidad de Navarra”, dirigido por Miguel Ángel Martínez-González, investigador del CIBEROBN, y se ha publicado en la revista European Journal of Nutrition.

Para esta investigación se analizaron durante una media de más de diez años a un total de 14.907 voluntarios que no habían sufrido nunca depresión al inicio de la misma. Al finalizar se había diagnosticado clínicamente 774 casos de depresión durante un seguimiento máximo de 16 años. Se comprobó que los consumidores de alimentos ultraprocesados presentan un 33% más de riesgo de desarrollar depresión, en comparación con aquellos participantes con un consumo nulo o muy bajo. También se observó que el riesgo de depresión era incluso mayor en personas sedentarias y que apenas realizaban actividades físicas.

Los ultraprocesados desplazan a los alimentos saludables

Según la calificación NOVA (que cataloga los alimentos por el grado de procesamiento) los alimentos ultraprocesados son los elaborados a partir de ingredientes refinados, como el azúcar, almidones, aceites vegetales y sal, o sintetizados como grasas trans, proteína hidrolizada y aditivos. Es decir y no contienen ningún alimento entero reconocible. Cuando un producto tiene más de cinco ingredientes, casi seguro que es ultraprocesado. Dentro de esta categoría se encuentran desde la bollería industrial a los refrescos azucarados, pasando por los postres lácteos azucarados o los cereales industriales para el desayuno.

Cuando un producto tiene más de cinco ingredientes, casi seguro que estamos ante un alimento ultraprocesado

Son por tanto alimentos con una baja calidad nutricional, que desplazan el consumo de otros beneficiosos que forman parte de la dieta mediterránea y que se han asociado con una reducción de riesgo cardiovascular y de cáncer de mama, según el estudio Prevención con Dieta Mediterráea (Predimed).

Los alimentos ultraprocesados presentan además otras características que les hace atractivos al consumidor: no necesitan preparación y, por lo tanto, siempre están listos para consumir, el estilo de vida de hoy favorece su consumo y su sabor está muy potenciado y resultan muy sabrosos y atractivos para el paladar del consumidor.

Estudios anteriores del proyecto SUN ya habían encontrado que los alimentos ultraprocesados aumentaban el riesgo de obesidad e hipertensión, según la investigadora del Departamento de Medicina Preventiva y primera autora del trabajo, Clara Gómez. Para esta científica, el estudio confirma los resultados del proyecto francés NutriNet-Santé que también encontró síntomas depresivos en las personas que suelen tomar alimentos ultraprocesados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD