Consumir pescado azul beneficioso para personas en riesgo de alzhéimer

El consumo de pescado azul protege el cerebro y reduce las probabilidades de que las personas con más riesgo genético para sufrir alzhéimer desarrollen esta demencia, según un estudio de la Fundación Pasqual Maragall.
Escrito por: Eva Salabert

06/04/2021

Pescado azul reduce riesgo de alzhéimer

Un amplio estudio en el que han participado personas con más riesgo genético de desarrollar alzhéimer por ser portadoras del genotipo APOE ε4 / 4 ha revelado que aquellas que ingieren más cantidad de ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega 3 que contiene el pescado azul, tienen una mayor preservación cortical en áreas del cerebro que se ven afectadas por esta demencia, así como una menor cantidad de microhemorragias.

La investigación, que se ha publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, ha sido liderada por científicos del centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC), con el impulso de la Fundación ‘la Caixa’, y en ella también han participado investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas; el CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES); el CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN); la VU University Medical Center de Ámsterdam; y el Aiginition Hospital de Atenas.

El ácido graso DHA es muy importante para la función cognitiva, y se ha comprobado que su presencia es menor en el cerebro de las personas con alzhéimer

El Dr. Aleix Sala, especialista en nutrición e investigador del BBRC y primer autor del estudio, ha declarado: “A los beneficios que ya sabíamos que tiene el consumo de pescado azul en la salud cardiovascular, ahora podemos añadir que proporciona una mayor resiliencia cerebral en la enfermedad de Alzheimer en aquellas personas con más riesgo genético de desarrollarla”, y ha añadido que la investigación “abre la posibilidad de mejorar el diseño de intervenciones dietéticas con suplementación de DHA, centrándonos sobre todo en las personas con más riesgo de desarrollar alzhéimer”.

Beneficios de los ácidos grasos omega-3 para el cerebro

Algunos alimentos de origen animal y vegetal contienen ácidos grasos omega-3, pero el nuevo estudio se centró específicamente en el análisis del DHA, que empieza a acumularse en el último trimestre del embarazo y es muy abundante en el cerebro, ya que es muy importante para la función cognitiva, sin embargo, se ha comprobado que su presencia es menor en el cerebro de las personas con alzhéimer.

El organismo humano es capaz de fabricar DHA, pero lo hace de manera poco eficiente, por lo que para conseguir unos adecuados niveles de este ácido es necesario consumir pescado azul, como el salmón, el atún, la sardina, las anchoas, la caballa, etcétera, porque los omega 3 presentes en frutos secos como las nueces o legumbres como la soja son diferentes.

En la investigación se analizaron los datos de 340 personas de entre 45 y 75 años de edad, que no tenían problemas cognitivos y procedían del Estudio Alfa del BBRC, y que se sometieron a pruebas clínicas, de cognición y de neuroimagen, y respondieron a cuestionarios sobre sus hábitos de vida, entre otros, en la Fundación Pasqual Maragall.

“Las personas con un mayor riesgo genético de desarrollar alzhéimer son precisamente las que más se benefician de un estilo de vida saludable, en este caso, respecto a la dieta”

La ingesta regular de DHA se ha conocido gracias a la información proporcionada por uno de los cuestionarios en los que se les preguntaba por el consumo de 166 alimentos, que permitió a los investigadores buscar asociaciones entre el consumo de DHA, la cognición, la presencia de microhemorragias cerebrales y el grosor cortical en zonas del cerebro que se atrofian al desarrollar alzhéimer, teniendo en cuenta también el genotipo APOE de cada participante. El gen APOE se puede presentar como resultado de la combinación de los alelos Ɛ2, Ɛ3 y Ɛ4, y las personas con dos alelos Ɛ4 son las que tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Los análisis no mostraron ninguna relación entre el consumo de DHA y la cognición, pero los investigadores sí observaron los hallazgos descritos en la estructura cerebral. “Los resultados de este estudio van en línea de otros que muestran que las personas con un mayor riesgo genético de desarrollar alzhéimer son precisamente las que más se benefician de un estilo de vida saludable, en este caso, respecto a la dieta”, ha explicado el Dr. Juan Domingo Gispert, jefe del grupo de Neuroimagen del BBRC.

El Dr. Sala, por su parte, ha destacado que “si bien nuestros hallazgos entre pescado azul y enfermedad de Alzheimer afectan solo a una parte de la población, tenemos que seguir recomendando el consumo regular (de dos raciones por semana) de salmón, sardinas o anchoas, entre otros, ya que aporta beneficios cardiovasculares a todo el mundo”.

El nuevo objetivo de los investigadores del BBRC será analizar marcadores biológicos del consumo de hasta 20 tipos de ácidos grasos en una mayor cantidad de participantes del Estudio Alfa, e investigar su potencial relación con otros biomarcadores del alzhéimer detectados en la sangre, el líquido cefalorraquídeo, y a través de diversos trazadores en tomografías por emisión de positrones (PET).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD