PUBLICIDAD

Dosis altas de vitamina D retrasarían el cáncer de colon metastásico

Administrar dosis altas de vitamina D junto con la quimioterapia estándar podría retrasar el avance del cáncer colorrectal metastásico y aumentar la supervivencia de los enfermos, según un pequeño ensayo.

16/04/2019

Cápsula de vitamina D

Una nueva investigación que se ha publicado en la revista JAMA y forma parte del ensayo clínico SUNSHINE –en el que se estudian los potenciales beneficios de los suplementos de vitamina D– revela que administrar altas dosis de este micronutriente a los pacientes con cáncer colorrectal metastásico en tratamiento con quimioterapia puede retrasar la progresión del tumor. Sus esperanzadores resultados han impulsado el inicio de un gran ensayo clínico en fase III.

En la investigación, realizada en el Dana Farber Cancer Institute, en Boston (EE.UU.), participaron durante 22,9 meses 139 pacientes con cáncer colorrectal metastásico no tratados previamente, y a los que se les midieron  sus valores de vitamina D con un análisis. Según esta prueba, solo el 9% contaba con niveles suficientes de esta vitamina.

A continuación, los participantes se dividieron en dos grupos. Uno tomó durante 14 días pastillas que contenían 8.000 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día y luego continuó con 4.000 unidades diarias, junto con la quimioterapia estándar. A los integrantes del segundo grupo les administraron en todo momento 400 unidades diarias de esta vitamina (la cantidad que contienen normalmente los suplementos multivitamínicos), junto con la quimioterapia.

Menos beneficios de suplementar con vitamina D en pacientes obesos

El ensayo mostró que los pacientes del primer grupo tenían un retraso medio de 13 meses antes de que su enfermedad se agravara y fueron un 36% menos propensos a que el tumor progresara o a morir en el periodo de seguimiento. En cambio, en los pacientes que tomaron menos vitamina D el retraso en la progresión del cáncer fue de 11 meses.

Los pacientes que tomaron dosis altas de vitamina D tuvieron un retraso medio de 13 meses antes de que el cáncer se agravara y fueron un 36% menos propensos a morir durante el seguimiento

Durante el estudio también se observó que en los pacientes a los que  suministraron dosis bajas sus niveles de vitamina D no se modificaron apenas, mientras que los que recibieron cantidades altas pronto llegaron a los valores óptimos y los mantuvieron. Por otra parte, al analizar los resultados se comprobó que las dosis altas de vitamina D aportaban menos beneficios a los pacientes con obesidad y a aquellos cuyos tumores presentaban un gen KRAS mutado.

Aunque en este primer ensayo participaron muy pocos pacientes y no es posible establecer conclusiones definitivas, sus autores resaltan la importancia de sus hallazgos, ya que sugieren que con una sencilla sustancia de fácil acceso se podría mejorar el tratamiento del cáncer colorrectal. De hecho, la vitamina D ya ha demostrado en otros trabajos algunas propiedades anticancerígenas, como desencadenar la muerte celular programada o apoptosis, inhibir el crecimiento de las células cancerosas y reducir la metástasis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD