PUBLICIDAD

La dieta mediterránea con aceite de oliva ayuda a controlar la glucosa

La dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra puede ayudar a reducir a largo plazo la necesidad de medicamentos para los diabéticos tipo 2, ya que ayuda a mantener el control de la glucemia y a evitar la insulina.
Escrito por: Caridad Ruiz

05/07/2019

Alimentos típicos de la dieta mediterránea

Las personas con diabetes tipo 2 que durante un largo periodo de tiempo a la hora de comer eligen una dieta mediterránea en la que incluye el aceite de oliva virgen extra tienen un 22% menos de posibilidades de tener que iniciar un tratamiento farmacológico con insulina para controlar su enfermedad. Así concluye un estudio realizado por investigadores del CIBEROBN de la Universidad de Navarra, y que forma parte del estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), publicado en la revista Diabetes Care.

En la investigación se analizó a 3.230 enfermos diabéticos durante 3,2 años, a los que al azar se les asignaron tres dietas: mediterránea con aceite de oliva virgen extra, mediterránea con frutos secos y una dieta baja en grasas. El objetivo era analizar a largo plazo los efectos de estas dietas sobre la necesidad de tomar medicamentos para reducir los niveles de glucosa en sangre.

La dieta mediterránea con aceite de oliva facilitó el control glucémico

Según los investigadores, los diabéticos que siguieron una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra necesitaron menos medicación oral e inyectada para controlar su enfermedad, pues facilita un mejor control glucémico. Añaden que este efecto favorable no se puede achacar a otros factores como una dieta menos calórica, la realización de ejercicio físico o la pérdida de peso, ya que estos aspectos no se estudiaban en PREDIMED y tampoco hubo diferencias entre los tres grupos.

Los diabéticos que siguieron durante tres años una dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra necesitaron menos insulina

En España se calcula que el 13,8% de los españoles mayores de 18 años sufre diabetes tipo 2. De todos ellos alrededor del 43% no está diagnosticado y desconoce que padece esta enfermedad. En la aparición de la diabetes tipo 2 intervienen los malos hábitos alimentarios y un estilo de vida sedentario. Los últimos estudios epidemiológicos relacionan la diabetes tipo 2 con enfermedades cardiovasculares, neuropatías, insuficiencia renal, o incluso con algunos tipos de cáncer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD