Un extracto de semilla de sésamo, prometedor frente al párkinson

El sesaminol, un extracto de las cáscaras de la semilla del sésamo, ha demostrado en ensayos in vitro e in vivo que podría ayudar a frenar la degeneración de las neuronas causantes de la enfermedad de Parkinson.
Escrito por: Natalia Castejón

09/03/2021

Sésamo, prometedor para el párkinson

El párkinson es un trastorno neurodegenerativo que se produce cuando se pierden o decaen las neuronas productoras de dopamina, que como consecuencia genera temblores o rigidez muscular. Ahora, experimentos in vitro realizados por la Osaka City University (Japón) han revelado que el sesaminol, un extracto purificado que se obtiene de las cáscaras de las semillas de sésamo, podría ayudar a frenar la decadencia de estas neuronas previniendo la enfermedad.

En su investigación, que se ha publicado en la revista Heliyon, los investigadores realizaron pruebas en cultivos de laboratorios en los que se aplicó 6-hidroxidopamina para recrear el daño oxidativo que ocurre en el párkinson y luego se añadió sesaminol para ver sus efectos. Los resultados mostraron que esta sustancia parecía proteger a las células del daño oxidativo produciendo las proteínas protectoras Nrf2 y NQO1, que evitaban la muerte celular.

Los ratones que tomaron sesaminol tenían más niveles de dopamina, mejores puntuaciones en pruebas motoras y menos niveles de alfa-sinucleína, relacionada con la neurodegeneración

Pero también quisieron ver si estos efectos eran los mismos en modelos animales, y para ello usaron ratones con neutoxina rotenona, que reduce la producción de dopamina y favorece la aparición del párkinson. Los autores descubrieron que los animales que tomaron sesaminol en su dieta durante 36 días tenían niveles más elevados de dopamina y mostraban mejores puntajes en pruebas estándar de habilidades motoras, en comparación con los ratones del grupo de control.

El sesaminol podría atravesar la barrera hematoencefálica

Por otro lado, también se observó que los ratones que tomaron el extracto del sésamo tenían cantidades más bajas de alfa-sinucleína en sus sustancias nigras –una proteína que se agrupa para formar los cuerpos de Lewy, una característica de la neurodegeneración en el párkinson–. Los autores creen que el sesaminol es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica en humanos, lo que evita que los patógenos se adentren en el cerebro.

“En particular, el efecto protector se observó con la alimentación de una pequeña cantidad de sesaminol. Estos resultados muestran que el sesaminol puede ser adecuado para su uso como tratamiento preventivo de la enfermedad de Parkinson. Será necesaria una aclaración más detallada del mecanismo de acción para su aplicación práctica”, aclara la Dra, Kojima-Yuasa, una de las autoras del estudio, que afirman estar listos para llevar su trabajo a la fase de ensayo clínico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD