PUBLICIDAD

Dormir 16 minutos menos al día disminuye el rendimiento laboral

Cuando una persona duerme un cuarto de hora menos al día de lo habitual su trabajo puede verse resentido, ya que tiene más dificultades para concentrarse y su rendimiento laboral disminuye, según un estudio.
Escrito por: Caridad Ruiz

03/05/2019

Persona que ha dormido poco disminuyendo así su rendimiento laboral

Investigadores de la Universidad del Sur de Florida (EE.UU.) han realizado un estudio que demuestra que dormir tan solo un cuarto de hora menos de lo habitual puede interferir en gran medida en el rendimiento laboral del individuo y provocar que disminuya su productividad en el trabajo al día siguiente.

Para esta investigación, publicada en Sleep Health, encuestaron por teléfono durante ocho día seguidos a 130 empleados que trabajaban en el sector de las tecnologías de la información y con al menos un hijo en edad escolar. Los participantes explicaron que cuando dormían 16 minutos menos de lo normal y tenían un sueño de peor calidad, su capacidad de decisión y de concentración al día siguiente se reducían.

No poder concentrarse bien en el trabajo por falta de sueño eleva el nivel de estrés de los trabajadores

Esta circunstancia elevó además sus niveles de estrés, sobre todo los que se relacionaban con aspectos que tenían que ver con la conciliación entre la vida laboral y familiar, lo que provocó que se fueran más temprano a la cama y se despertaran antes debido a la fatiga.

A más calidad de sueño, más rendimiento laboral

Para Soomi Lee, autora principal de este estudio, el sueño de los trabajadores es sensible al estrés cognitivo diario. Esta investigadora añade que los resultados de la investigación son la demostración de por qué las empresas deben intentar que sus empleados duerman lo suficiente, dado que los que mejor calidad de sueño tienen presentan un rendimiento mayor porque pueden concentrase mejor, cometer menos errores y tener menos problemas en la relación con sus compañeros.

Los investigadores también compararon las horas de sueño en los días laborables con las de los fines de semana, y comprobaron que las consecuencias de dormir menos no eran tan evidentes cuando al día siguiente no había que ir a trabajar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD