PUBLICIDAD

Las mujeres con mayores demandas laborales tienden a subir de peso

Estar sometidas a un ritmo de trabajo estresante con un aumento de las presiones y demandas laborales podría ser un factor de riesgo a la hora de coger peso en el caso de las mujeres.
Escrito por: Natalia Castejón

31/01/2019

Mujer con problemas de obesidad y estrés

Un nivel elevado de exigencias en el ámbito laboral, con un incremento de las demandas laborales y las presiones que ello acarrea, puede provocar estrés a largo plazo. Un reciente estudio, realizado por un grupo de investigadores de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) ha comprobado que cuando esto les ocurre a las mujeres presentan una tendencia a aumentar de peso.

Para llevar a cabo esa investigación, publicada en la revista International Archives of Occupational and Environmental Health, sus autores han analizado a 3.872 individuos de Suecia, que tuvieron que responder tres veces a lo largo de 20 años a un cuestionario sobre su situación en el trabajo, donde se incluían preguntas como cuál era su ritmo de tareas, si tenían tiempo suficiente para hacerlas, si sufrían presión psicológica, la frecuencia con la que realizaban labores nuevas, si estas eran contradictorias o si su cometido requería habilidades avanzadas.

Dieta inadecuada y poco ejercicio a consecuencia del estrés laboral

Los resultados revelaron que un bajo grado de control en el trabajo hizo que tanto hombres como mujeres aumentaran al menos un 10% de su peso; sin embargo, la exposición al estrés laboral a largo plazo solo afectó al peso de las mujeres, ya que aproximadamente la mitad de las que estuvieron sometidas a esta presión en su labor profesional experimentaron un aumento de peso de hasta un 20% más en comparación con aquellas que no tenían este tipo de situación en su puesto de trabajo.

Las mujeres sometidas a mayores demandas de trabajo asociadas a un elevado nivel de estrés laboral aumentaron de peso hasta un 20%

Entre las posibles causas por las que los autores creen que las mujeres y no los hombres tienden a engordar cuando sus trabajos acarrean un elevado nivel de demanda lo asocian a que disponen de menos tiempo para hacer ejercicio y llevar una vida saludable –que incluye una dieta variada– y, debido también y en general, al mayor grado de implicación de la mujer en las tareas del hogar.

Los hallazgos de este estudio pueden contribuir a que se identifique a los grupos que tienen una mayor probabilidad de padecer estrés laboral, y poder así ayudar a acabar con esa situación para evitar que estas personas desarrollen obesidad o sobrepeso y prevenir los problemas de salud añadidos, como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD