Un inicio laboral inestable afecta a la futura salud mental juvenil

Los jóvenes que se inician en el terreno laboral con una situación de incertidumbre y precariedad tienen más riesgo de desarrollar enfermedades mentales en el futuro, según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra.
Escrito por: Natalia Castejón

08/03/2021

Precariedad laboral afecta salud mental

Las últimas tres décadas en España no han sido las mejores para los jóvenes que se adentran en el terreno laboral, pues el país en 2017 era uno con las tasas más altas de paro, sobre todo juvenil, y con más contratos temporales o precarios de toda Europa. Todo esto podría incrementar el riesgo de desarrollar algún trastorno mental en el futuro, según un estudio realizado por investigadoras del Centro de Investigación de Salud Laboral (CISAL) un grupo de la Universidad Pompeu Fabra y el Instituto Hospital del Mar.

El estudio que han llevado a cabo, publicado en la revista BMJ Open, ha encontrado que iniciarse en la vida laboral en una situación de inestabilidad y precariedad está relacionado con más bajas laborales futuras motivadas por la aparición de trastornos mentales. Y no es de extrañar, pues trabajos anteriores han hecho hincapié en que el paro, empleo temporal y la inseguridad en el terreno laboral aumentan la incidencia de los problemas psicológicos.

A más estabilidad laboral menos trastornos mentales

Las autoras encontraron que las personas con una vida laboral más estable presentaban menos acumulación de días de baja por trastorno mental en comparación con los que tenían una vida laboral más inestable. También observaron que aquellos que habían trabajado en empresas grandes al comienzo de su vida laboral mostraban una mejor salud mental futura.

Los participantes que se iniciaron laboralmente en empresas grandes presentaron mejor salud mental futura

“Es un enfoque novedoso que evalúa cómo las transiciones entre tipos de contrato, situaciones de empleo, desempleo y periodos sin cobertura de la seguridad social, pueden afectar a la evolución de la salud mental en la población trabajadora más joven que se incorpora al mercado laboral. Además, investiga el posible efecto de la propiedad –pública o  privada– de las empresas en las que se ha llevado a cabo ese inicio de vida laboral”, ha explicado Mònica Ubalde-López, coordinadora de la investigación.

Esta investigación se realizó con un grupo de 1.379 trabajadores jóvenes entre 18 y 28 años que vivían en Cataluña y que al menos presentaron un episodio de baja por trastornos mentales entre 2012 y 2014, que fueron catalogados en cuatro grupos diferentes en función de si tenían un empleo permanentemente estable, una estabilidad creciente, un trabajo inestable o una entrada al mercado tardía.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD