El 35% de los españoles admite haber llorado a causa de la pandemia

La encuesta del CIS sobre la salud mental de los españoles durante la pandemia por COVID-19 revela que el 23,4% de la población ha tenido miedo a morir por la infección, y que uno de cada tres ha llorado a causa de la pandemia.
Escrito por: Eva Salabert

04/03/2021

35% españoles ha llorado por el COVID-19

Insomnio, cansancio inusual o falta de energía, dolores de cabeza… son algunos de los problemas de salud que han experimentado los españoles desde que se inició la pandemia por COVID-19, un problema global que nos ha erosionado emocionalmente a casi todos de forma individual, según indican los resultados de una encuesta que ha realizado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para conocer el estado de la salud mental de la población tras un año de pandemia, realizada entre 3.083 personas.

Entre los resultados que se desprenden de la encuesta del CIS realizada entre el 19 y el 25 de febrero, destaca que el 23,4% de los encuestados ha admitido que ha sentido mucho o bastante “miedo a morir debido al coronavirus (un 18,4% de los hombres y un 28,3% de las mujeres), y el grupo de edad al que le da más miedo fallecer por esta infección es el formado por los que tienen entre 55 y 64 años (un 26,2%). Sorprende, quizá, que más de la mitad de los mayores de 65 años (el 52,3%) afirma no sentir nada de temor.

El 35,1% de los encuestados ha afirmado que “ha llorado debido a esta situación”, una cifra que asciende al 42,8% en el caso de los jóvenes de entre 18 y 24 años

Además, el 68,8% ha sentido mucho o bastante “miedo a que pueda morir algún familiar o ser querido”, y el 72,3% reconoce haber estado bastante o muy preocupado por que “se contagie algún familiar o ser querido”. El 35,1% ha afirmado que “ha llorado debido a esta situación” (un 16,9% de hombres y un 52,8% de mujeres), algo más frecuente en el caso de los jóvenes, ya que los que tienen entre 18 y 24 años son los que más admiten haber llorado a causa de la pandemia y sus consecuencias (el 42,8%).

Problemas de salud asociados a la pandemia por SARS-CoV-2

A los participantes en la encuesta también se les han solicitado datos sobre los posibles problemas de salud que hubieran experimentado desde el inicio de la pandemia. A este respecto, el 41,9% ha manifestado que “ha tenido problemas de sueño“, un 51,9% “sentirse cansado o con pocas energías” y un 38,7% ha afirmado tener “dolores de cabeza”, además de otras molestias como mareos o taquicardias. El 61,2% de los encuestados también ha afirmado que su preocupación por su salud es mayor ahora.

Un 52,2% de los padres que han convivido con sus hijos menores de edad durante la pandemia han percibido cambios en su forma de ser

Los niños y adolescentes también han experimentado cambios en su comportamiento a causa de la situación; en concreto, un 52,2% de los padres que han convivido con sus hijos menores de edad (843 entrevistas) han percibido cambios en la forma de ser de estos. El 72,7% de los que han notado alguna alteración en la conducta de sus hijos o nietos convivientes, asegura que estos han mostrado “cambios de humor”, un 78,6% “cambios en los hábitos de vida” y un 30,4% “cambios en el sueño“.

La Dirección Científica de esta encuesta ha estado a cargo del Catedrático de la UNED, Bonifacio Sandín, especializado en Personalidad, evaluación y tratamientos psicológicos, y el psiquiatra, psicoterapeuta y profesor de Psicopatología de la UNED, José Luis Pedreira.

Pedreira también ha destacado “la sensación de miedo al contagio y a la muerte en adultos jóvenes, así como el llanto varias veces al día” en este rango de edad. Y ha subrayado el incremento de la prescripción de psicofármacos (más del doble de los prescritos con anterioridad al inicio de la pandemia) sobre todo de ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño, y con duración de tratamientos superiores a 3 meses.

Por su parte, Sandín ha subrayado que “la clase media-baja y los que se consideran clase trabajadora y clase obrera padecen más trastornos mentales que los que se identifican como clase alta, situándose la clase media-media en una posición intermedia”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD