Identifican una nueva posible causa de los síntomas de alzhéimer

El deterioro cognitivo asociado al alzhéimer puede deberse a unos bajos niveles de péptido β-amiloide soluble en el cerebro, por lo que restaurar dichos niveles podría ayudar a prevenir o tratar la enfermedad, según un estudio.
Escrito por: Eva Salabert

30/06/2021

Alzhéimer: hallan nueva posible causa

El alzhéimer es un tipo de demencia que provoca un progresivo deterioro de las funciones cerebrales y la pérdida de la memoria, y el científico Alois Alzheimer fue el primero en detectar la presencia de placas de proteína beta amiloide en el cerebro de los afectados hace ya más de 100 años. Aunque no se conocen con exactitud las causas del alzhéimer, se cree que esta acumulación de beta amiloide puede ser responsable de su aparición.

De hecho, recientemente la Agencia de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado un nuevo medicamento para tratar el alzhéimer –Aduhelm– dirigido a reducir dichas placas en el cerebro de los pacientes. Sin embargo, ahora una nueva investigación dirigida por científicos de la Universidad de Cincinnati, en colaboración con el Instituto Karolinska de Suecia, señala que el tratamiento del alzhéimer podría basarse en normalizar los niveles cerebrales de una proteína específica denominada péptido β-amiloide.

“No son las placas las que están causando el deterioro cognitivo”. “Las placas amiloides son una consecuencia, no una causa” de la enfermedad de Alzheimer

En su forma soluble original esta proteína es clave para mantener la buena salud del cerebro, pero a veces se solidifica formando “cálculos cerebrales” o grupos que se conocen como placas amiloides. “No son las placas las que están causando el deterioro cognitivo”, afirma Alberto Espay, profesor de neurología en la UC, miembro del Instituto de Neurociencia UC Gardner y autor principal del trabajo. “Las placas amiloides son una consecuencia, no una causa” de la enfermedad de Alzheimer, añade.

Según Espay, los científicos se han enfocado en buscar terapias que sirvieran para eliminar las placas, pero el equipo de la UC lo vio de otra forma y consideró que el deterioro cognitivo podría deberse a una disminución del péptido beta-amiloide soluble, en vez de la correspondiente acumulación de placas amiloides.

Nueva hipótesis sobre el origen del alzhéimer

Decidieron probar su hipótesis realizando un estudio, que aparece en EClinicalMedicine (publicado por The Lancet), en el que analizaron los escáneres cerebrales y el líquido cefalorraquídeo de 600 personas que tenían placas amiloides y estaban registradas en el estudio de la Iniciativa de neuroimagen de la enfermedad de Alzheimer.

Los individuos con niveles de péptido β-amiloide elevado eran cognitivamente normales, con independencia de la cantidad de placas que tuvieran en el cerebro

Después compararon la cantidad de placas y los niveles del péptido en personas cuya cognición era normal y en las que presentaban deterioro cognitivo, y encontraron que aquellos individuos con niveles del péptido elevado eran cognitivamente normales con independencia de la cantidad de placas que tuvieran en el cerebro. Comprobaron, además, que los niveles más altos de péptido β-amiloide soluble se asociaban con un hipocampo más grande, que es una zona del cerebro fundamental para la memoria.

“El descubrimiento clave de nuestro análisis es que los síntomas de la enfermedad de Alzheimer parecen depender del agotamiento de la proteína normal, que está en un estado soluble, en lugar de cuando se agrega en placas”, dice Kariem Ezzat, investigador del Instituto Karolinska y coautor del trabajo.

El enfoque terapéutico más relevante en el futuro para prevenir o combatir el alzhéimer será restaurar los niveles normales de estas proteínas solubles en el cerebro

De hecho, los autores han explicado que la mayoría de las personas desarrollan placas amiloides a medida que envejecen, pero pocas desarrollan demencia, ya que, afirman, aunque a los 85 años de edad el 60% de las personas tendrán estas placas, solo el 10% desarrollará demencia.

Espay señala que el enfoque terapéutico más relevante en el futuro para prevenir o combatir el alzhéimer será restaurar los niveles normales de estas proteínas solubles en el cerebro, con un tratamiento que consista en incrementar la proteína soluble en el cerebro, de forma que lo mantenga sano y evite el endurecimiento de la proteína y la consiguiente formación de placas. Actualmente este grupo de científicos trabaja en probar sus hallazgos en modelos animales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD