PUBLICIDAD

La salud de hierro del sistema sanitario español empeora con la edad

Los españoles vivimos más, pero con peor calidad de vida y dedicando más dinero de nuestro bolsillo a la salud que el resto de los europeos, según un informe de la CE que analiza los sistemas sanitarios de los 30 países de la UE.
Escrito por: Caridad Ruiz

29/11/2019

Carencias de la sanidad española

El informe Estado de Salud en la Unión Europea (UE) que se elabora cada dos años en 30 países y que se ha presentado a la Comisión Europea constata que los españoles tenemos la esperanza de vida más alta de los ciudadanos europeos. En concreto, en 2017 fue de 83,4 años (4,1 años más que a principios del siglo XXI), mientras que la media europea fue de 80,9 años. Estos buenos datos se deben a que las mujeres españolas viven 5,5 años más que las europeas. Su esperanza de vida se sitúa en los 86 años, mientras que la de los varones españoles está en los 80,4.

En el informe, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Observatorio para los Sistemas de Salud y Políticas, con la colaboración de la Comisión Europea, hay más buenos datos: en España la supervivencia de los enfermos de cáncer a los cinco años es superior a la del resto de los de la UE.

Aquí, por ejemplo, el 90% de los hombres con un tumor de próstata sigue con vida a los cinco años, mientras que en el resto de los países europeos es el 87%. Lo mismo ocurre con el cáncer de mama, con una tasa de supervivencia a los cinco años de un 87%, frente al 85%, y en el de colon, un 63% frente al 60% en los otros países de la UE.

Vivimos más… pero con peor salud pasados los 65 años

De todas formas, no todo son parabienes. Es cierto que vivimos más y que por eso, y por las bajas tasas de natalidad, cada vez hay más personas mayores. Si en 1980 un 11% de la población superaba los 65 años, en 2018 fue un 19%, aunque no siempre con una buena calidad de vida. De hecho, es el principal reverso de estos buenos datos: el 60% de las personas mayores de 65 años tiene una o varias enfermedades crónicas, y el 21% afirma ser dependiente para realizar tareas como lavarse o vestirse, frente al 18% de los europeos. Cerca del 40% de los españoles mayores de 65 años tiene síntomas de depresión, mientras que la media en Europa es del 29%.

El 21% de los mayores de 65 años necesita ayuda para realizar tareas cotidianas

Otro dato negativo es la alta tasa de obesidad con la que carga nuestra sociedad. En 2001 afectaba a uno de cada ocho españoles, y hoy a uno de cada seis. Y casi un 20% de los jóvenes españoles sufre obesidad o sobrepeso, frente al 17% de los adolescentes europeos. El informe incluso afirma que las medidas adoptadas por el Ministerio de Sanidad para luchar contra la obesidad, la estrategia NAOS, tiene unos resultados muy modestos.

Es cierto que los factores de riesgo, como el tabaquismo, una mala alimentación, el sedentarismo o el alcoholismo, causan en España menos muertes –unas 140.000– que en el resto de Europa –unas 160.000–. Esto se debe sobre todo a que los españoles nos alimentamos mejor que los europeos. En nuestro país la dieta inadecuada provoca 52.000 fallecimientos –un 12%–, mientras que en Europa es el 18%.

También el tabaquismo causa menos fallecimientos: el 16%, frente al 17% en el resto de países europeos. Respecto a la actividad física, el sedentarismo está relacionado con el 2% de las defunciones en España, y en Europa con el 3%. Pero suspendemos en lo que se refiere al alcoholismo, que está detrás de unos 11.500 decesos anuales en España, el 8%, frente al 6% en Europa.

Buenos resultados a pesar de un menor gasto sanitario

La buena salud de los españoles comparada con la de los europeos se da a pesar de que en nuestro país las administraciones públicas destinan menos dinero a la sanidad que el resto de los países. El gasto sanitario por persona en España es de 2.371€, cuando el promedio europeo es de 2.884€, un 15% más. También España dedica a la sanidad el 8,9% del PIB, mientras que en la UE, es el 9,8%.

Uno de los aspectos más negativos del informe son las elevadas tasas de obesidad entre los jóvenes españoles

No son las únicas sombras de sistema sanitario español: los pagos sanitarios directos que realizan los españoles llegan al 24%, cuando en el resto de la UE es del 16%, a causa del incremento en el gasto de medicamentos por el copago y el desembolso que supone atender a necesidades no cubiertas por el sistema sanitario, como la salud bucodental.

El informe, aunque reconoce que el sistema sanitario y las políticas de salud favorecen que la mortalidad en España por causas prevenibles y causas tratables sea menor que en la media europea, señala que aún se pueden conseguir reducir más. Para ello apunta habría que disminuir las tasas de tabaquismo y aumentar los cribados para de esta forma rebajar los casos de cáncer de pulmón y colorrectal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD