PUBLICIDAD

Primera noche sin papás
La primera noche que la pareja sale tras el nacimiento de su bebé teme dejar al niño al cuidado de otras personas, aunque sean de confianza, pero seguir estos consejos evitará problemas y os permitirá disfrutar sin miedo.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

El bebé duerme en casa ajena: cómo tenerlo todo bajo control

Bebé con su abuela duerme en casa ajena

Conviene no llevar al bebé con prisas de última hora.

Dejar a nuestro hijo con una persona de la máxima confianza y dormido plácidamente es la máxima aspiración de cualquier padre que se dispone a salir por la noche. A veces, sin embargo, las circunstancias hacen que sea necesario desplazar al bebé a otro domicilio; en ese caso tampoco pasa nada, simplemente tendremos que ser muy previsores y llevar todo lo que creamos que puede necesitar, desde una cuna portátil, hasta mudas, biberones, chupetes, etcétera.

Lo mejor es hacer una lista para no olvidarnos de nada, y recordad que en esa lista no debería faltar algún elemento que el pequeño pueda reconocer, como su peluche o cojín favoritos, que le proporcionen mayor seguridad y le hagan sentir casi como en su propia casa.

También conviene no llevar al bebé con prisas de última hora, es preferible acudir un buen rato antes y quedarnos hasta que observemos que está a gusto y tranquilo. Si ya es lo suficientemente mayorcito como para entenderlo, es mejor explicarle sin dramas lo que va a pasar, que mamá y papá van a salir, que le quieren muchísimo, y que se va a quedar con otra persona que le va a cuidar muy bien. “No conviene alargar la despedida con abrazos y besos que no acaban nunca, porque si no el niño va a pensar que pasa algo, cuando no es así”, advierte la psicóloga Leticia García Jérez, experta en niños y fundadora del gabinete Intervención psicológica para todos.

Consejos para cuidar un bebé
 

Y si ya estamos saliendo por la puerta y ese es el momento elegido por nuestro peque para ponerse a berrear, no os agobiéis, nada de darse media vuelta para calmarlo o averiguar qué le ocurre, nos vamos y punto; seguro que la persona que se queda con él sabrá qué hacer y diez minutos después estará tan tranquilo. ¡Ahora es momento de disfrutar de vuestra salida!

Actualizado: 11 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD