PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Trasplante capilar
El trasplante capilar es una técnica quirúrgica que permite repoblar con cabellos sanos una zona del cuero cabelludo que sufra calvicie. El proceso es seguro y consigue unos resultados óptimos si se realiza por manos expertas.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace el trasplante capilar

Cómo se hace el trasplante capilar

Para realizar un trasplante capilar primero se extrae cabello del propio paciente, que después se implanta en la zona afectada por la alopecia.

El primer paso previo en la preparación para realizarse un injerto capilar es lavarse el pelo con un champú especial el día antes del trasplante para desinfectar bien el cabello y el cuero cabelludo. Después deberás mantener ayunas al menos seis horas antes de la intervención, si es a la mañana siguiente bastará con cenar ligero y no desayunar. No es necesario tomar ningún medicamento previo en tu casa. Debes comunicar al médico todas las medicinas que se toman habitualmente y él decidirá cuáles suspender o mantener. No debes tomar medicamentos que dificulten la coagulación de la sangre los días previos (como la aspirina o el ibuprofeno) debes decírselo también al médico.

Debes tener en cuenta que la intervención dura aproximadamente 5-6 horas. Probablemente debas reservar una mañana o una tarde entera para que puedan realizártelo. A pesar de su larga duración se trata de una técnica sencilla, pero el procesamiento de las unidades foliculares suele requerir bastante tiempo. El trasplante capilar no requiere ingreso. Se realiza de forma ambulatoria, así que entras y sales de la clínica por tu propio pie y en el mismo día. Solo será necesario realizarte una analítica sanguínea unos días antes del trasplante para comprobar que no tienes enfermedades importantes.

Se recomienda llevar un acompañante. Para trasplante se utiliza anestesia local y un ansiolítico oral para que estés cómodo y tranquilo durante toda la intervención. No obstante, es normal que después puedas encontrarte levemente aturdido y prefiera no conducir o llegar solo a casa. Habitualmente el médico que realiza el trasplante tendrá toda la documentación con él. Esta documentación debe incluir tu historia médica, tu tipo de alopecia, la evolución de la misma y si has usado algún tratamiento previo. Antes de someterte a la intervención firmarás el consentimiento informado con el que aceptas que te realicen la técnica y conocerás los posibles riesgos.

Cuando llegues a la clínica te pedirán que cambies tu ropa por una bata cómoda que sea apta para quirófano. Antes de comenzar la intervención tomarás una dosis de antibiótico y un ansiolítico para estar relajado durante todo el trasplante. Entrarás a quirófano caminando y te colocarán en una posición cómoda para comenzar la intervención.

Procedimiento del trasplante capilar: técnicas para extraer el pelo

La primera parte consistirá en extraer el cabello de una zona respetada por la alopecia, habitualmente la nuca por lo que te colocarán levemente bocabajo. Se seleccionará la zona ideal para extraer folículos y se rapará con una máquina eléctrica dejando una longitud mínima de 1 milímetro. Una vez colocado anestesiarán la zona de la nuca con una aguja fina, podrás notar un leve escozor durante unos segundos.

Después de la anestesia hay dos formas de extraer los folículos:

  • Técnica de la tira o FUSS (Folicular Unit Strip Surgery): consiste en coger una tira de piel del cuero cabelludo con todo su cabello. Con esta técnica se consiguen de golpe cientos de folículos pilosos y no se deja después ninguna zona rasurada. La cicatriz no es visible, excepto si se decide rasurar la cabeza en el futuro. Después de extraer la tira un equipo de profesionales dividen los folículos uno a uno y los dividen según el número de pelos que contengan (1, 2, 3, etcétera).
  • Técnica FUE (Folicular Unit Extraction): consiste en extraer los folículos pilosos de la nuca uno a uno con un instrumento milimétrico muy preciso. La técnica es más laboriosa que la tira y no deja cicatrices si se respeta el máximo de folículos que se pueden sacar. Se deja una zona más o menos amplia rapada en la nuca que tardará unos días en volver a crecer.
  • Técnica robotizada: consiste en una técnica FUE asistida por un robot que permite la extracción de las unidades foliculares de una forma más rápida.

Una vez extraídos los folículos y divididos según el número de pelos que contengan se procederá a implantarlos en la zona de alopecia. Los folículos con más pelos, 3 o 4, se colocarán en la zona que se desee más densidad capilar, los folículos con 2 pelos en la zona de transición y los folículos con un solo pelo se colocan en la línea de inicio del cabello (la línea de implantación).

Para implantarlos se utilizará una anestesia tumescente, esto consiste en inyectar un volumen amplio de líquido debajo del cuero cabelludo y así se realizan incisiones milimétricas que se distienden y dejan el paso a los folículos que se colocan delicadamente con unas pinzas milimétricas uno a uno. El trabajo es muy laborioso y ocupa la mayor parte del procedimiento.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD