PUBLICIDAD

Hilos tensores, el lifting sin cirugía
Si crees que tu piel esta algo caída o quieres disimular alguna arruga, pero te da miedo pasar por quirófano, los hilos tensores pueden ser la alternativa que buscas. Descubre cómo actúan y qué tratan estos hilos mágicos.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Consejos y cuidados de los hilos tensores

Consejos y cuidados de los hilos tensores

Los hilos tensores empiezan a reabsorberse pocos días después de ser insertados en la piel, de hecho: “el hilo va a ser disuelto y reabsorbido mucho tiempo antes de que sus efectos acaben. Ese colágeno nuevo, mucho más sano y fuerte que hemos fabricado, poco a poco, y en función de las características y el metabolismo de esa persona, la nutrición, los cuidados que haga a su piel, la exposición al sol o al tabaco, le durará más o menos”, explica la Dra. Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

Los hilos tensores no suelen romperse, aunque en algunos casos puede suceder al traccionar de ellos para colocarlos en la consulta. Cuando esto ocurre, simplemente se extrae y se vuelve a insertar uno diferente. Otro de los posibles riesgos que nos ha indicado la Dra. Vega es que, en muy raras ocasiones, tras varios días después del tratamiento, el hilo no se integra de manera correcta, por lo que empieza a expulsarse por la incisión; en esos casos se debe acudir de nuevo a la clínica para quitar el filamento problemático y reemplazarlo.

Tras los 30 minutos aproximados que dura la colocación de los hilos tensores el paciente puede volver a su vida normal

Después de la sesión de hilos tensores, es normal que las personas sientan tirantez en la zona tratada, pero no hay que preocuparse, pues es normal y la sensación desaparecerá en poco tiempo, cuando se comiencen a integrar. A su vez, es normal que se noten, de manera minúscula, las incisiones por las que se han insertado los filamentos, aunque esta pequeña marca desaparecerá en un par de días.

Hilos tensores
Los primeros días se recomienda dormir boca arriba para mejorar la eficacia de los hilos tensores.

Durante aproximadamente la primera semana, es recomendable evitar gesticular de manera excesiva, toser o estornudar muy fuerte, o masticar alimentos duros, de esta manera se reducirá el riesgo de que los filamentos mágicos puedan moverse de lugar. También se aconseja dormir boca arriba los primeros días, hasta que comiencen a reabsorberse los hilos tensores.

Actualizado: 13 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD