PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Té, infusiones saludables
Aunque se recomienda un consumo moderado, porque estimula el sistema nervioso y eleva la tensión, los diversos tipos de té tienen muchas propiedades beneficiosas que te conviene conocer.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Cómo preparar el té

Cómo preparar el té

Uno de los primeros pasos para preparar té es calentar la tetera previamente con una taza de agua caliente.

En primer lugar, para que el té conserve todas sus propiedades y no pierda ni su sabor ni su aroma, es recomendable utilizar para su preparación agua mineral. Otra pauta importante a la hora de preparar un té es no calentar el agua en el microondas y evitar que ésta hierva.

Empieza por calentar la tetera previamente con una taza de agua caliente, haciendo que ésta pase por todas las paredes de la tetera, después vuelca esa agua y comienza a preparar tu té.

En cuanto a la cantidad de hojas de té a utilizar dependerá un poco de los gustos del consumidor, añadiendo más si se desea más concentrado o menos hojas si quiere conseguir un sabor más suave. En Oriente suelen llenar hasta las tres cuartas partes del recipiente destinado para colocar las hojas. Otra opción muy extendida es colocar en la tetera o en el filtro correspondiente una cucharada de té para cada taza que se pretenda preparar, más una cucharadita extra para la tetera.

El siguiente paso es hervir un poco de agua para posteriormente verterlo sobre las hojas para dejarlas infusionar. Como norma general, los tés negros, el oolong, el té rojo y el amarillo deben infusionar a unos 90º C durante tres minutos. En el caso de los tés verde y blanco el agua debe estar a una temperatura entre los 60ºC y los 80ºC y dejaremos reposar la infusión entre dos y tres minutos. No obstante, si lo que queremos es obtener todos los beneficios medicinales del té –y no tanto degustar su sabor y aroma–, habrá que dejarlo infusionar durante cinco minutos.

Un consejo, las hojas del té verde y el oolong se pueden reutilizar, por eso lo notarás en el precio.

En cuanto a los acompañamientos, lo ideal es tomarlo solo, sin azúcar u otros edulcorantes. En todo caso, podría utilizarse sirope de agave o azúcar cristalizado, ya que no adulteran el sabor del té. En ocasiones, sobre todo en algunos países, se mezcla con leche. También se emplean para darle otro toque especias como el cardamomo, el jengibre o la canela.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD