PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Embarazo

El estrés en el embarazo afecta al desarrollo del feto

El aumento de los niveles de las hormonas del estrés en el embarazo puede afectar al desarrollo del feto, porque esto hace que la madre coma más, pero reduce la capacidad de la placenta para transportar glucosa al feto.

02/02/2015

Embarazada estresada

El aumento de hormonas del estrés reduce la capacidad de la placenta para transportar glucosa al feto

El incremento de los niveles de las hormonas del estrés durante el embarazo puede afectar al desarrollo del feto, según las conclusiones de un estudio realizado con ratones hembra preñadas. En la investigación, que se ha publicado en The Journal of Physiology, se observó que el aumento de estas hormonas tenía como consecuencia que la madre ingiriese más cantidad de alimento y que, sin embargo, disminuyera la capacidad de la placenta para transportar glucosa al feto.

Los glucocorticoides de la madre regulan la nutrición del feto, y los investigadores administraron el glucocorticoide natural corticosterona a ratones hembra en diferentes momentos de la gestación, para comprobar el impacto que esto tenía en las crías.

Los niveles de glucocorticoides presentes en mujeres embarazadas podrían afectar a la combinación de nutrientes que recibe el feto, e influir en la salud metabólica de sus hijos a largo plazo

Como ha explicado Owen Vaughan, del Centro de Investigación de los Trofoblastos de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, los niveles elevados de hormonas glucocorticoides en la gestante –algo que se produce en situaciones de estrés–, pueden disminuir el transporte de glucosa a través de la placenta y tener como consecuencia un menor peso del feto.

La investigación demostró que los genes en la placenta se modifican en situaciones de estrés, y se cree que uno de los genes alterados por las hormonas del estrés de la madre –el REDD1– interactúa con las vías intracelulares que regulan el crecimiento y la absorción de nutrientes en otros tejidos del organismo.

Según Vaughan, si los mecanismos descubiertos se producen de forma similar en seres humanos, los niveles de glucocorticoides presentes en mujeres embarazadas podrían afectar a la combinación de nutrientes específica que recibe el feto y, como consecuencia, influir en la salud metabólica de sus hijos a largo plazo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD