El microbioma materno, clave en el desarrollo de la placenta y el feto

La presencia de la bacteria probiótica Bifidobacterium breve en el microbioma materno tiene efectos beneficiosos en la placenta y en el transporte de nutrientes al feto. Una evidencia más de la importancia de la microbiota en el embarazo.
Escrito por: Natalia Castejón

29/06/2022

El microbioma materno para el desarrollo de la placenta y el feto

Cuidarse en el embarazo es clave para el desarrollo fetal, pues son muchas las cosas que intervienen en su crecimiento. Ahora, un estudio de la University of Cambridge (Reino Unido) ha descubierto más evidencia sobre la importancia del microbioma intestinal durante la gestación, y es que, la presencia de una bacteria probiótica llamada Bifidobacterium breve podría afectar a la estructura de la placenta y al transporte de nutrientes al feto.

PUBLICIDAD

Esta bacteria, utilizada habitualmente como probiótico, ayuda a mejorar la microbiota intestinal, es decir, los microorganismos que se encuentran en los intestinos, que en multitud de estudios van demostrando tener un mayor poder en el mantenimiento de la salud, combatiendo infecciones y mejorando la respuesta del sistema inmunológico y el metabolismo.

Hasta ahora, se conoce poco sobre cómo estas interacciones influyen en el desarrollo fetal y en la salud del bebé antes de su nacimiento. En este estudio, realizado en ratones y que se ha publicado en la revista Celullar and Molecular Life Sciences, se encontró que el microbioma materno podría ser clave en la comunicación entre la madre, la placenta y el feto, por lo que tener este vínculo en cuenta podría ayudar a evitar muchas complicaciones durante la gestación.

PUBLICIDAD

La alteración de la microbiota interfiere en el crecimiento placentario

En el estudio se crió ratones sin gérmenes ni microbios y se comparó con los efectos de ratones que sí que tenían una flora intestinal normal. Además, se analizó qué ocurría en los ratones libres de gérmenes cuando eran alimentados con el probiótico Bifidobacterium breve. Los resultados mostraron que en estos ratones mutados el feto no recibió la cantidad necesaria de azúcar y que no creció ni se llegó a desarrollar correctamente.

“Agregar un probiótico Bifidobacterium durante el embarazo puede ayudar a mejorar el funcionamiento de la placenta, lo que tiene efectos positivos en el crecimiento del bebé en el útero”

Además, la ausencia del microbioma materno también dificultó el crecimiento de la placenta, lo que también afectó al crecimiento fetal, y un análisis más concreto encontró una serie de factores metabólicos y de crecimiento celular clave que podrían estar regulados por el microbioma y Bifidobacterium breve.

PUBLICIDAD

“Nuestros hallazgos revelan que el microbioma materno promueve el desarrollo de la placenta y el crecimiento del feto. Creemos que esto está relacionado con el perfil alterado de metabolitos y nutrientes, que afecta el transporte de nutrientes de la madre al bebé a través de la placenta. De manera emocionante, parece que agregar un probiótico Bifidobacterium durante el embarazo puede ayudar a mejorar el funcionamiento de la placenta, lo que tiene efectos positivos en el crecimiento del bebé en el útero”, explica Lindsay Hall, una de las investigadoras del estudio.

A pesar de los buenos resultados, los propios autores recalcan que hay limitaciones, pues se ha realizado pruebas con una sola especie bacteriana, en ratones y en estos animales mutados para que estén libres de gérmenes, lo que no se podría dar en un entorno natural y, que por supuesto, no se podría probar en humanos. Sin embargo, también consideran que sus hallazgos podrían guiar futuros estudios.

Actualizado: 29 de junio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD