PUBLICIDAD

Diabetes canina
Al igual que los seres humanos, los perros también pueden padecer esta enfermedad endocrina. Conoce por qué se produce, cómo podemos saber si nuestra mascota tiene diabetes, y cuál es su tratamiento.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Complicaciones de la diabetes canina

Perro tumbado con gesto apático

A veces la diabetes canina puede tener complicaciones graves, como cataratas o episodios de hipoglucemia.

Las complicaciones de la diabetes canina pueden afectar a cualquier perro diabético y llegar a ser graves. Las más habituales son:

  • Cataratas: degeneración del cristalino causada por las variaciones que el exceso de glucosa provoca en los componentes del ojo. Si no se controlan, podrían requerir tratamiento quirúrgico.
  • Hipoglucemia: descenso de la glucemia por debajo de lo normal a consecuencia de una dosis o frecuencia de administración de insulina excesivas, ayuno prolongado, o ejercicio extenuante. Puede ser aguda o crónica.
  • Cetoacidosis: la falta de insulina desencadena la metabolización desmesurada de las grasas, generando un acúmulo de productos de desecho tóxicos para el organismo.

Acude a tu veterinario si observas estos síntomas de alarma, que podrían deberse a una hipoglucemia aguda o a una cetoacidosis:

  • Debilidad, cansancio, postración.
  • Vómitos.
  • Respiración anormal.
  • Aliento con olor a acetona.
  • Inconsciencia.
  • Convulsiones.

En caso de hipoglucemia aguda, frota una mezcla de agua con azúcar sobre las encías de tu perro y contacta con tu veterinario. Nunca le ofrezcas agua o alimento hasta que te lo indique este profesional, especialmente si está inconsciente o tumbado de lado.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD