PUBLICIDAD

Amaxofobia: cómo superar el miedo a conducir
Conducir es una tarea cotidiana que hacemos casi sin pensar. Sin embargo, para algunas personas ponerse al volante supone una fuente de ansiedad intensa debido al miedo que les genera. Aprende cómo superar la amaxofobia.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Consejos para superar la fobia a conducir

Ponerse al volante de un vehículo por primera vez tras recibir tu carné de conducir, o tras un largo periodo sin hacerlo (por haber sido madre, por que no lo has necesitado o porque has tenido un accidente de tráfico reciente) puede hacer que a más de uno le asalten las dudas y le suban sudores fríos por la frente. Si ese periodo o estado de ansiedad se prolonga en el tiempo o eres incapaz de superarlo y arrancar y conducir con tranquilidad, es hora de afrontar tu fobia a conducir.

Hombre con miedo a conducir

Aquí tienes algunos consejos prácticos para superar la amaxofobia:

  • Infórmate: en primer lugar, debes informarte sobre qué es la ansiedad y su funcionamiento. Este hecho te ayudara a comprender tu problema, descubriendo que puede tratarse y que no te hace más vulnerable para padecerlo. Te recomendamos el libro de “Ansiosamente” (P. Varela) y conducir sin miedo (M. Martínez y M. Herrador).
  • Rompe ideas preconcebidas: examina cuáles son tus creencias o pensamientos que te lo ponen difícil a la hora de conducir. Deja a un lado, las anticipaciones, perfeccionismo, catastrofismos (“y si…”) y las ideas rígidas. Estos elementos solo buscan que creas tener un nivel de control del que no dispones. Debes asumir que en la vida no es todo controlable.
  • Relájate: practica relajación o apúntate a clases para que puedas aprender una técnica de relación ante este tipo de circunstancias.
  • Analiza tu miedo: observa qué situaciones son más fácil y cuáles más difíciles para ti a la hora de conducir; por darte una pista; de día o de noche, solo o acompañado, carreteras comarcales o autopistas, lugares conocidos o desconocidos. Este aspecto te ayudará a conocer bien tu problema y te ayudará para el siguiente paso.
  • Paso a paso: haz una jerarquía de menor a mayor de situaciones a las que te vas a ir exponiendo progresivamente. Para ello, ten en cuenta los parámetros anteriores. No se trata de que lo pases mal, ve haciéndolo de forma progresiva. Lo importante es que no abandones.
  • Realiza un curso de conducción: si tu fobia se debe a haber pasado mucho tiempo desde que te sacaste el carné o alguna situación de peligro vivida en la carretera, realizar un curso de perfeccionamiento de la conducción te puede ayudar a aprender a enfrentarte a situaciones de emergencia y reaccionar con mayor seguridad, al mejorar tanto tu técnica al volante como tu autoestima.
  • Busca ayuda profesional: a pesar de las recomendaciones anteriores, la amaxofobia es un problema que difícilmente puede superar uno solo, pero siempre es bueno intentarlo para ver qué nos funciona y que no. Si lo has probado y no lo has conseguido, acude a un psicológico especializado en trastornos de ansiedad para que pueda realizarte una evaluación exhaustiva de tu problema y diseñe un tratamiento adecuado para ti. La eficacia de estos tratamientos desde la terapia cognitivo-conductual es elevada. En ella te proporcionarán psicoeducación sobre la ansiedad, te enseñarán técnicas de relajación, te ayudarán a gestionar tus pensamientos, y te ayudarán a llevar a cabo exposiciones programadas en las que desarrollarás estrategias para afrontar tu miedo intenso a conducir.

Actualizado: 29 de Marzo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD