Las bajas temperaturas ligadas a mayor propagación del coronavirus

Cuanto menor es la temperatura promedio en una zona, mayor incidencia tiene el COVID-19, según un estudio realizado en España que indica que el aumento de las temperaturas, por el contrario, reduce significativamente la propagación del coronavirus.
Escrito por: Eva Salabert

15/04/2020

Mujer en la terraza durante la cuarentena

Los científicos barajaban la posibilidad de que el calor supusiera un inconveniente para el coronavirus, y ahora los resultados preliminares de un nuevo estudio llevado a cabo en España revelan que cuanto más elevadas son las temperaturas en una región menos se propaga el SARS-CoV-2. El trabajo ha sido realizado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que han descubierto los primeros indicios de que existe una correlación entre las variables meteorológicas y la propagación de la infección por coronavirus.

Los citados organismos han realizado un informe basado en datos recogidos entre el 26 de marzo y el 5 de abril, que se utilizaron para comparar el número de nuevos contagios diarios por cada 100.000 habitantes –es decir, la incidencia del COVID-19 acumulada durante esas dos semanas– con la temperatura promedio en ese periodo de tiempo por comunidad autónoma.

La humedad del aire puede incidir en la transmisión del COVID-19, debido a que las elevadas temperaturas y la alta humedad disminuyen significativamente la propagación del coronavirus

Los resultados preliminares han indicado que existe una correlación negativa entre ambos factores, lo que significa que cuanto menor es la temperatura promedio, mayor incidencia tiene la enfermedad, un patrón que se repite durante el periodo estudiado. Por el contrario, el incremento de la temperatura en zonas como la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía o Baleares tuvo el efecto contrario porque se tradujo en una disminución en el índice de casos acumulados. Estos hallazgos son similares a los que se han obtenido en otras investigaciones internacionales.

Humedad ambiental y diseminación del coronavirus

La investigación conjunta de la AEMET y el ISCIII pretende averiguar cuáles son las variables meteorológicas que pueden influir sobre la incidencia y propagación del COVID-19 y del virus SARS-CoV-2 en España, y para ello no solo analizarán en profundidad y cuantificarán la influencia de dichas variables, sino también cómo afecta la contaminación ambiental a la propagación del coronavirus, o al agravamiento de sus síntomas, con el objetivo de desarrollar un sistema de vigilancia epidemiológica estatal basado en la alerta temprana y la monitorización de dichos factores ambientales.

En otros trabajos realizados recientemente se ha observado que la humedad del aire también puede incidir en la propagación y transmisión del COVID-19, debido sobre todo a que las elevadas temperaturas y la alta humedad disminuyen significativamente la propagación del SARS-CoV-2, por lo que la llegada de la primavera en el hemisferio norte podría reducir de forma efectiva la transmisión de la infección por coronavirus.

 

Gráfico: Relación entre temperatura y coronavirus
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Relación establecida entre el índice acumulado IA (14d) de infecciones por coronavirus y la temperatura promedio por comunidad autónoma en el periodo comprendido entre el 26 de marzo y el 5 de abril de 2020

La colaboración entre el ISCIII y la AEMET permitirá analizar también otras variables en salud, como los ingresos hospitalarios o en UCI y la mortalidad, lo que contribuirá a mejorar la identificación de zonas de riesgo en tiempo real a nivel provincial y a elaborar estrategias de diagnóstico y prevención para establecer las medidas de actuación más adecuadas en el ámbito de la salud pública.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD