PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Tomar mucha sal incrementa el riesgo de insuficiencia cardíaca

La OMS aconseja limitar la ingesta de sal a 5 g diarios para prevenir enfermedades, y ahora una nueva investigación revela que consumir más de 13,7 g de sal al día puede duplicar el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.
Persona que toma mucha sal en la comida

La OMS recomienda que no se ingieran más de 5 g de sal al día.

15 de Septiembre de 2017

Un elevado consumo de sal en la dieta diaria se ha asociado con un significativo aumento de las probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca, con independencia de que existan otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial, según los resultados de una investigación en la que se han analizado datos de 4.630 personas, y que se ha presentado en el Congreso de la European Society of Cardiology (ESC) 2017.

Este estudio ha revelado que los individuos que toman más de 13,7 g de sal al día tienen casi el doble de riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca, en comparación con aquellos que consumen menos de 6,8 g diarios. Los investigadores llegaron a esta conclusión tras estudiar a los participantes –hombres y mujeres de entre 25 y 64 años de edad–, que habían sido incluidos en el North Karelia Salt Study o el National FINRISK Study, entre 1979 y 2002.

Estos voluntarios contestaron a cuestionarios proporcionando información sobre sus hábitos de salud, y se les realizaron mediciones clínicas al inicio del seguimiento, que incluyeron análisis de muestras de sangre y de orina de 24 horas, con el objetivo de determinar los niveles de excreción de sodio en la orina para medir el consumo de sal. El seguimiento duró una media de 12 años, y durante el mismo 121 personas fueron diagnosticadas de insuficiencia cardíaca.

La necesidad biológica de sal es de 2-3 g al día

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que no se ingieran más de 5 g de sal al día, si bien se estima que nuestra necesidad biológica de este mineral se reduce a unos 2-3 g diarios. La mayor dificultad para disminuir su consumo es que casi el 80% de la sal que ingerimos se encuentra en alimentos procesados, por lo que es imprescindible la colaboración de la industria alimentaria para que reduzca el contenido de sal en los alimentos envasados que comercializa.

Casi el 80% de la sal que ingerimos se encuentra en alimentos procesados, por lo que es imprescindible la colaboración de la industria alimentaria para reducir su consumo

El Dr. Pekka Jousilahti, del Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Helsinki, en Finlandia, e investigador principal del trabajo, ha señalado que son necesarios nuevos estudios para determinar cuál sería el consumo óptimo de sal, pero que ya hay suficientes evidencias para adoptar medidas que ayuden a reducir la cantidad de sal que ingiere la población, tanto en Europa, como a nivel mundial. De hecho, en Finlandia, el consumo de sal promedio ha descendido desde los 14 g por persona y día en la década de los 70 del siglo pasado, a alrededor de 6 g diarios en el caso de las mujeres, y unos 7 g/día en los varones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''