PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La dieta mediterránea, útil frente al reflujo laringofaríngeo

Un régimen dietético basado en el consumo de alimentos de la dieta mediterránea y agua alcalina, ha logrado reducir más los síntomas de pacientes con reflujo laringofaríngeo, que el tratamiento estándar con medicamentos.
Chica joven con un plato de ensalada

El 62,6% de los que siguieron la dieta mediterránea tuvieron una bajada de seis puntos en su Índice de Síntomas de Reflujo (RSI).

18 de Septiembre de 2017

Un estudio revela que las personas que siguen una alimentación compuesta en un 90-95% por alimentos enteros, en la que predominan las verduras, similar a la dieta mediterránea, y acompañada de la ingesta de agua alcalina, tienen los mismos o menos síntomas de reflujo laringofaríngeo que aquellos pacientes que toman inhibidores de la bomba de protones (IBP), que son los medicamentos que se emplean tradicionalmente para aliviar la acidez estomacal.

De acuerdo con los resultados de la investigación, que se han publicado en 'JAMA Otolaringology Head and Neck Surgery', el 62,6% de los pacientes que tomaron la dieta a base de verduras y agua alcalina presentaron una disminución de seis puntos en su Índice de Síntomas de Reflujo (RSI) –que es una medida que se utiliza para evaluar la gravedad de estos síntomas–, en comparación con la reducción del 54,1% que experimentaron los pacientes que siguieron el tratamiento con IBP.

Los alimentos incluidos en este régimen dietético también podrían ayudar a las personas con enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE)

Además, aunque en el estudio solo participaron pacientes con reflujo laringofaríngeo, los alimentos incluidos en el régimen dietético que siguieron también podrían ayudar a las personas con enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), uno de los problemas de salud del aparato digestivo más frecuente, ya que se estima que afecta a alrededor del 15% de la población.

Alimentos saludables para combatir el reflujo

El principal autor de este trabajo, el Dr. Craig H. Zalvan, jefe de Otorrinolaringología y director médico del Instituto para la Voz y los Trastornos de la Deglución en el Hospital Phelps de Northwell Health (New York), e investigador en el Instituto Feinstein, ha explicado que aunque los fármacos que se utilizan para aliviar este trastorno resultaban efectivos en algunos pacientes, las recientes evidencias científicas que señalan los efectos secundarios que puede provocar su uso continuado, como un aumento del riesgo cardiovascular, daño renal, o demencia, le indujeron a buscar otras alternativas de tratamiento.

El Dr. Zalvan se basó en otros estudios en los que se empleaban dietas basadas en diferentes tipos de plantas y verduras para tratar diversas enfermedades crónicas, y elaboró un régimen dietético específico para sus propios pacientes, compuesto principalmente de verduras, frutas, cereales y frutos secos, y en el que se eliminaban casi por completo las carnes y los productos lácteos. Los pacientes también debían seguir las recomendaciones dietéticas estándar para prevenir el reflujo, como evitar la ingesta de café, chocolate, , bebidas gaseosas, los alimentos fritos o con exceso de grasa, los picantes, y el alcohol.

Este experto comprobó que, tras seguir este tipo de dieta, muchos de sus pacientes no solo experimentaron una disminución en la intensidad y frecuencia de los síntomas del reflujo, sino que además obtuvieron otros beneficios como una pérdida de peso, o la reducción de los síntomas y el uso de medicación para otras enfermedades que padecían, como hipertensión o hipercolesterolemia. Por ello, Zalvan sugiere que se intente combatir el reflujo con una dieta vegetal y agua alcalina y siguiendo los consejos dietéticos estándar, antes de prescribir fármacos, y que los medicamentos se usen solo a corto plazo o en los casos más graves.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''