PUBLICIDAD

Vinculan el fast food con mayor probabilidad de asma y sibilancias

El consumo frecuente de comida rápida o fast food puede aumentar las probabilidades de desarrollar asma, sibilancias, y otro tipo de alergias, según revela una revisión de estudios científicos.
Escrito por: Eva Salabert

11/07/2018

Persona comiendo fast food

En países con ingresos medio-altos o altos la relación entre el fast food y el asma era mayor.

Alimentarse a base de hamburguesas, pizzas, kebabs o bocadillos, entre otros productos clasificados como comida rápida o fast food, no es bueno ni para la salud ni para mantener un buen aspecto físico. Ahora, además, una reciente revisión de 16 estudios científicos ha encontrado una asociación entre este tipo de dieta y una mayor probabilidad de desarrollar asma, sibilancias, y otras patologías de carácter alérgico como el eccema, la alergia al polen o la rinoconjuntivitis.

La investigación ha sido realizada por expertos del Hospital West China de la Universidad de Sichuan (China), y se ha publicado en la revista Respirology, y sus autores han descubierto que comer una hamburguesa tres o más veces a la semana se relaciona de forma más clara con la aparición de asma grave y sibilancias, en comparación con tomar este alimento una o dos veces cada siete días.

Dieta de mala calidad y enfermedades alérgicas

Esta misma asociación de dosis-respuesta también se ha observado en otros alimentos ricos en grasas –especialmente si son saturadas–, sodio, hidratos de carbono refinados, azúcares, colesterol, y aditivos alimentarios como conservantes y colorantes. El vínculo entre el consumo de este tipo de productos y el desarrollo de enfermedades alérgicas dependía de la cantidad semanal consumida.

Comer una hamburguesa tres o más veces a la semana se relaciona de forma más clara con asma grave y sibilancias

Los resultados también han revelado que en los países con ingresos medio-altos o altos el vínculo entre la ingesta de comida rápida y el asma era mayor. Los investigadores han concluido que esta relación entre fast food y asma debe ser confirmada con nuevos estudios, que además permitan identificar las posibles asociaciones causales.

Algunas de la que apuntan hacen referencia a que una dieta de baja calidad probablemente contribuya al desarrollo y la progresión del asma o sibilancias a través de múltiples mecanismos, como por ejemplo, los ácidos grasos saturados pueden activar los receptores tipo toll (TLR), lo que lleva a la liberación de citoquinas proinflamatorias (TNF-α e IL-6) y respuestas inmunes innatas mediadas por factores nucleares (NF) -κB que pueden contribuir a enfermedades inflamatorias crónicas de las vías respiratorias. Un estudio anterior proporcionó evidencia de que una comida rica en grasas exacerba la inflamación de las vías respiratorias en el asma, con aumento de la neutrofilia de las vías respiratorias y expresión de TLR4 en el esputo inducido.

Además, el consumo de comidas rápidas reduce el consumo de alimentos que son ricos en nutrientes protectores, como frutas y verduras. Las frutas y verduras contienen muchos fitoquímicos que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Por lo tanto, es probable que una reducción en el consumo de frutas y vegetales tenga un impacto desfavorable en la prevalencia y manejo del asma. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD