COVID-19 en embarazadas: menos síntomas, pero más riesgo de gravedad

Las embarazadas con COVID-19 son menos propensas a manifestar síntomas de la infección que las mujeres no gestantes de edad similar, pero tienen más riesgo de precisar ingreso en UCI y pueden dar a luz antes de tiempo.
Escrito por: Eva Salabert

04/09/2020

Embarazada en la cama con una mascarilla anti-covid-19

Las embarazadas que contraen la infección por coronavirus suelen manifestar menos síntomas de COVID-19 comunes, como fiebre o dolor muscular, que las mujeres de su misma edad que no están en estado, pero tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave que requiera su ingreso en cuidados intensivos o apoyo ventilatorio, según indican los resultados de un gran metaanálisis internacional.

El nuevo trabajo, que se ha publicado en British Medical Journal (BMJ), es fruto de la colaboración entre expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Universidad de Birmingham, y se ha basado en el análisis de 77 estudios que tenía como objetivo averiguar cómo afectaba el SARS-CoV-2 a las mujeres durante y después del embarazo.

Las gestantes que han dado positivo al coronavirus tienen más riesgo de parto prematuro que las embarazadas no infectadas

En la investigación se analizaron los datos (síntomas, resultados de laboratorio y radiografías) de 11.432 embarazadas o que habían dado a luz recientemente en Estados Unidos, Europa, Asia Central y Sudeste de Asia y Sudamérica, y se comprobó que, tal y como se había observado en estudios previos, las gestantes que han dado positivo al coronavirus tienen más probabilidades de ser ingresadas en la UCI que las infectadas de edad similar que no están esperando un bebé, y también tienen más riesgo de parto prematuro que las embarazadas no infectadas.

Bebés de madres infectadas ingresados en unidades neonatales

Sus resultados también mostraron que una cuarta parte de los bebés nacidos de madres con el virus fueron ingresados en unidades neonatales, aunque es importante señalar que las tasas de muerte fetal y neonatal fueron bajas. La investigación encontró que en estas mujeres los factores de riesgo que pueden aumentar la gravedad del COVID-19 son similares a los que ya se habían indicado en otras realizadas sobre la población general, como la mayor edad, el sobrepeso, la hipertensión y la diabetes.

Una cuarta parte de los bebés nacidos de madres infectadas con el coronavirus fueron ingresados en unidades neonatales

Algunos de los hallazgos del nuevo estudio coinciden con observaciones hechas por los profesionales médicos durante los primeros meses de la pandemia. Por ejemplo, algunos de los primeros datos registrados por la Sociedad Española de Neonatología (SENEO) revelaron que el 50% de las mujeres que acudieron a dar a luz eran asintomáticas y, si se incluyen a las infectadas con síntomas leves, el porcentaje ascendía a un 83%, lo que refuerza la importancia del cribado universal del coronavirus en las embarazadas.

Javier Zamora, jefe de la Unidad de Bioestadística Clínica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, y uno de los autores de esta revisión sistemática de estudios, ha explicado que se trata de un análisis vivo –que en inglés se denomina living systematic review– porque se actualiza periódicamente, ya que la investigación no se puede dar por cerrada debido a la cantidad de información sobre el coronavirus que se genera constantemente. Por lo tanto, se continuará publicando un análisis periódico sobre este tema, al menos una vez cada seis meses.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD