PUBLICIDAD

España, en niveles de nacimientos y muertes similares a la posguerra

Datos del INE del primer semestre de 2018 indican un declive demográfico en España, ya que en este periodo se ha producido la mayor cantidad de defunciones y el menor número de nacimientos desde 1941.
Escrito por: Eva Salabert

12/12/2018

Madre española reciente sosteniendo a su recién nacido

El Instituto Nacional de Estadística (INE), que comenzó a registrar datos sobre la demografía en España en 1941, acaba de publicar los que se refieren al primer semestre de este año y que, aunque son provisionales, han revelado que el declive demográfico natural ha alcanzado su máximo histórico en nuestro país, ya que solo han nacido 179.794 bebés –un 5,8% menos que en el mismo periodo del año anterior– y se trata de la cifra más baja en un periodo similar desde 1941.

Pero, además, también se ha producido un aumento en el número de muertes con un total de 226.384 personas fallecidas, lo que supone la cifra más elevada de defunciones desde la posguerra. De esta forma, el crecimiento vegetativo, que es el balance de nacimientos tras restar los decesos, se ha situado en 46.590, que constituye un mínimo récord en la serie histórica, y confirma la tendencia demográfica negativa que se inició en España en 2015.

Niveles de natalidad y mortalidad en España

La tasa de natalidad se redujo en todas las comunidades autónomas en comparación con el año anterior, pero donde más se ha apreciado este descenso ha sido en La Rioja (-13,7%), Extremadura (-10,3%) y Cantabria (-7,8%). Los expertos atribuyen la escasez de nacimientos, entre otros factores, al retraso de la edad de la primera maternidad –que en las mujeres está en una media de 32,1 años–, y a que la crisis económica tuvo un impacto muy negativo sobre la fecundidad, ya que desde 2008 el número de nacimientos se ha reducido cada año entre un 3% y un 5%.

Uno de cada cinco bebés nacidos en la primera mitad del año eran hijos de madres extranjeras, sin embargo, hay menos partos de españolas

Respecto a la mortalidad, que fue especialmente elevada en el mes de enero –probablemente asociada a la epidemia de gripe que pudo aumentar los fallecimientos entre las personas mayores más vulnerables–, se incrementó en 12 comunidades, sobre todo en Canarias (10,2% más), Andalucía (5,3%) y Cantabria (5,1%).

Solo en tres comunidades ha habido un saldo vegetativo positivo, Comunidad de Madrid (con 3.714 personas más), Región de Murcia (con 997) e Islas Baleares (428 más), mientras que las que más habitantes han perdido han sido Galicia (9.135 personas menos), Castilla y León (7.857 menos) y la Comunidad Valenciana (5.959 menos).

La población en España aumenta por la inmigración

Actualmente la población en España es de alrededor de 46,6 millones de personas, y aunque los datos del INE muestren un crecimiento vegetativo negativo, la población española está en aumento por la inmigración ya que, en la primera mitad del año, de cada cinco bebés que nacieron, uno era hijo de una madre extranjera. La contribución de estas mujeres a la natalidad fue similar a la del año pasado, sin embargo, al haber menos partos de españolas (que tienen, de media, 1,3 hijos), se produjo un descenso.

De hecho, mientras que entre los años 2000 y 2010 la fecundidad de las inmigrantes que llegaron a nuestro país contribuyó a mejorar el balance vegetativo, ahora ha disminuido el número de extranjeros que se establecen en España y estos nacimientos no son suficientes para compensar el número de fallecimientos, ni para evitar el envejecimiento progresivo de la población.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD