La anemia al inicio del embarazo ligada a más cardiopatías en el bebé

Las mujeres que al inicio de su embarazo padecen anemia por una deficiencia grave de hierro tienen un riesgo significativamente más alto de que sus hijos desarrollen defectos cardiacos en el futuro, según un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

10/06/2021

Anemia embarazada: cardiopatías en bebés

Entre el 20% y el 40% de las mujeres en edad fértil en el mundo tienen anemia, algo que podría afectar seriamente a la descendencia, pues un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oxford ha comprobado que tener anemia al comienzo del embarazo puede aumentar el riesgo de cardiopatías congénitas en la descendencia.

Esta conclusión ha sido obtenida tras analizar los efectos de una deficiencia grave de hierro y anemia durante la gestación en modelos animales. Y es que, aunque la cardiopatía coronaria puede estar causada por un fallo genético heredado de uno o ambos progenitores y más de 100 genes se han asociado con esta enfermedad, esta causa solo explica un tercio de los casos, según la investigación.

Tomar suplementos de hierro al inicio del embarazo, que es cuando se desarrolla el corazón del feto, podría reducir el riesgo de cardiopatías coronarias en los bebés

Las causas en el resto de los casos, según indican en el trabajo, todavía se desconocen, pero creen que podrían deberse a una exposición del embrión a alteraciones en el útero durante su desarrollo, pues las cardiopatías coronarias se pueden detectar con pruebas rutinarias después de la semana 20 de embarazo.

Suplementación de hierro para evitar cardiopatías en bebés

“Es bien sabido que la deficiencia de hierro materna severa en el segundo y tercer trimestre aumenta el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer y un parto prematuro. Sin embargo, buscamos específicamente por primera vez la deficiencia de hierro materna en el primer trimestre, y mostramos en ratones que la deficiencia de hierro materna puede causar graves defectos cardiovasculares en su descendencia”, ha expuesto Duncan Sparrow, autor principal del estudio.

“Es incluso mejor tomar suplementos mientras intentan concebir, ya que es posible que las mujeres no sepan que están embarazadas en una etapa tan temprana”

Estas conclusiones ya fueron obtenidas por un estudio chino en 2020, en el que se observó que las mujeres con una ingesta baja de hierro en la gestación temprana tenían hasta tres veces más riesgo de que sus hijos tuvieran problemas cardiacos. Sin embargo, en esta investigación, además de corroborar esos hallazgos, también se ha encontrado que los suplementos de hierro como medida para luchar contra la anemia en el embarazo podrían reducir notablemente el riesgo de cardiopatías, siempre y cuando se tomen antes de que se forme el corazón del embrión.

Según aclara Jacinta Kalisch-Smith, una de las autoras del trabajo, en los humanos el corazón comienza a formarse entre las semanas 3 y 9 de gestación. Los resultados del estudio en animales indican que la suplementación con hierro debería empezar a administrarse antes de la semana 3 para lograr que sea eficaz. “Es incluso mejor tomar suplementos mientras intentan concebir, ya que es posible que las mujeres no sepan que están embarazadas en una etapa tan temprana”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD