PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Tercera edad

Cambios en los capilares de los ojos indicarían deterioro cognitivo

Los vasos sanguíneos de los ojos pueden ser un indicador del estado del cerebro, por lo que analizar a las personas con retinopatía podría ayudar a predecir el riesgo de deterioro cognitivo en mayores de 60 años.
Escrito por: Natalia Castejón

08/03/2018

Mujer mayor con problemas capilares oculares

La similitud entre los vasos sanguíneos oculares y cerebrales puede predecir el riesgo de deterioro cognitivo.

Los vasos sanguíneos que se encuentran en el cerebro son muy parecidos anatómicamente a los que tenemos en los ojos, y los expertos piensan que pequeños cambios en los vasos cerebrales pueden verse reflejados en los oculares. Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins decidió estudiar esta relación para llegar a la conclusión de que observar cambios en los capilares oculares podría ser un indicativo del riesgo que tienen los mayores de 60 años de tener problemas en la circulación sanguínea cerebral que puede derivar en deterioro cognitivo.

En el estudio, publicado en la revista Neurology, se analizó a 12.317 personas con una media de edad de 60 años, a los que se hizo un seguimiento durante dos décadas. Al comienzo de la investigación y después de seis y 20 años, se les sometió a pruebas de memoria y de habilidades relacionadas con el pensamiento, que fueron contrastadas con exámenes de fondo de ojo gracias a una cámara especial de retina que tomaba fotografías de la parte posterior de este órgano visual.

Riesgo de deterioro cognitivo en personas con retinopatía

Del total de los participantes, 365 presentaron una retinopatía leve, y 256 un daño que iba desde moderado hasta grave. Los hallazgos mostraron que aquellos que tuvieron retinopatía –cualquier enfermedad no inflamatoria que dañe la retina– con un estado de moderado a grave las puntuaciones de las pruebas de memoria y pensamiento fueron 1,22 unidades de desviación estándar más bajas, comparadas con la reducción de 0,91 unidades de desviación estándar de las personas sin problemas oculares. Los investigadores indicaron que estos datos se traducen en que las personas mayores de 60 años con afecciones en los ojos tienen más riesgo de deterioro cognitivo a los 80 años.

Los exámenes de fondo de ojo son unas pruebas no invasivas y fáciles de realizar

La conclusión de Jennifer A. Deal, principal autora del estudio, y de sus compañeros de equipo ha sido que, de confirmarse estos resultados en trabajos posteriores, observar la integridad de la retina podría indicar si existe algún daño en los vasos sanguíneos más pequeños del cerebro, lo cual puede derivar en deterioro cognitivo. Además, subrayan que el examen de fondo de ojo es una prueba no invasiva y fácil de realizar que ya se utiliza para detectar otras enfermedades como la hipertensión o la diabetes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD