Bebés y niños
Las deposiciones o caquitas del bebé
Cantidad, olor, color... muchos padres se preocupan por los cambios en las deposiciones de sus bebés. Te enseñamos cómo identificar en las caquitas del pañal de tu peque si existe algún problema de salud.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Las deposiciones del bebé con lactancia materna

La OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, y complementarla con otro tipo de alimentación hasta los dos años, dejando el momento del destete a elección de la madre y el niño (cuando uno de los dos quiera). Al ser la leche materna el alimento fundamental del recién nacido, será la responsable de las características de las caquitas del bebé en esta primera etapa.

Tras los dos o tres primeros días de deposiciones meconiales, una vez el bebé ha iniciado la lactancia, empieza a hacer deposiciones llamadas ‘de tránsito’, que no son tan compactas como el meconio pero tampoco tan líquidas como las de lactancia materna. Estas cacas son verdosas y grumosas, a veces con algo de moco.

A partir de este momento, que es cuando la madre tiene la subida de leche y la lactancia materna empieza a establecerse de forma más definida, las cacas del bebé cambian. Serán líquidas, a veces algo grumosas, de color amarillo mostaza y sin apenas olor (o con un olor suave).

El número de deposiciones al día puede variar mucho en función de cada niño. Lo habitual es que hagan 2-3 deposiciones al día, aunque hay bebés que pueden hacer una deposición por cada toma. Teniendo en cuenta que la lactancia materna es a demanda (hay que desterrar esa vieja idea de las tomas de pecho cada tres horas), y las primeras semanas pueden hacer 10-12 tomas de pecho, pueden hacer igual número de deposiciones sin que eso sea, para nada, anormal. Es frecuente encontrar en Urgencias padres asustados porque su bebé “tiene diarrea”, cuando es absolutamente normal que un recién nacido de pecho haga varias veces al día caca líquida.

Y aunque es menos frecuente, también está descrito el caso contrario: niños alimentados al pecho que pueden estar varios días sin deponer. El conocido pediatra Carlos González (autor de la guía para la lactancia materna 'Un regalo para toda la vida'), refiere casos en los que el bebé está hasta más de una semana sin deponer. Esto es debido a que la leche materna apenas tiene residuos y se adapta perfectamente a las necesidades del bebé. Cuando después de este periodo el pequeño vuelve a hacer caca, esta sigue siendo blanda, pero más abundante.

En cualquier caso, los padres tienen que armarse de paciencia y una ración extra de pañales, ya que las deposiciones líquidas suelen rebosar el pañal y no es infrecuente que el bebé necesite varios cambios de ropa al día, aunque se tomen todas las precauciones posibles.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Miguel Ángel Royo

El Dr. Royo es miembro del Comité Español Interdisciplinario para la Prevención Cardiovascular (CEIPC).

Dr. Miguel Ángel Royo

Experto en prevención cardiovascular en el embarazo y la infancia
"La prevención cardiovascular debe empezar en el embarazo porque todo aquello que afecte al feto puede tener repercusión en su salud en el futuro; de hecho, hay algunas evidencias, por ejemplo en la composición de fibras musculares del corazón, si ese feto ha sufrido algún tipo de estrés durante el embarazo"

Salud en cifras

x2
se multiplica el riesgo de obesidad en mujeres diagnosticadas con TDAH en su infancia
Fuente: 'Centro de Investigación Infantil de la Clínica Mayo'