PUBLICIDAD

Mente y emociones
Acrofobia
La acrofobia es un miedo exagerado e irracional a las alturas que se basa en un temor patológico a caerse y morir. En algunos casos puede condicionar la vida del afectado y precisar tratamiento psicológico.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Qué es la acrofobia

Es natural sentir cierto desasosiego si nos encontramos a muchos metros de altura, algo que puede suceder cuando, por ejemplo, subimos a una elevación donde corremos cierto riesgo de precipitarnos al vacío si no andamos con cuidado, o si la superficie que pisamos es inestable. En esos casos se trata más bien de una cuestión de prudencia y sentido común. Sin embargo, hay personas incapaces de realizar acciones cotidianas como subir una escalera, asomarse a una ventana, caminar sobre un puente o asomarse a un mirador. Padecen acrofobia, término con el que se conoce al miedo a las alturas y que, como cualquier otra fobia, puede llegar a condicionar la vida de quien lo sufre.

La acrofobia va más allá de la impresión que puede causar encontrarse alejado del suelo. Es un miedo irracional y desproporcionado a las alturas que se basa en un temor patológico a caerse y morir. Este trastorno conlleva efectos fisiológicos y psicológicos negativos, hasta tal punto que si no se controla puede incluso paralizar a una persona. Por eso, aquellos que lo sufren tienden a evitar cualquier situación que implique estar en una posición de altura.

Se trata de una de las fobias más comunes del mundo, y se calcula que entre un tres y un cinco por ciento de los habitantes del planeta sufre acrofobia en mayor o menor medida. Los expertos no han dibujado un perfil concreto de las personas que desarrollan este desorden, pero apuntan a que los jóvenes y las mujeres son más propensos a padecerlo.

No confundir la acrofobia con el vértigo

Aunque pueden guardar cierta relación, no hay que confundir la acrofobia con el vértigo. La primera consiste en el temor a morir si caes desde una altura en la que estás situado, mientras que el vértigo es una sensación de movimiento de los objetos que tenemos a nuestro alrededor. Es una ilusión, y no una obsesión, como puede ser el miedo a las alturas.

El vértigo es una patología derivada de alteraciones en el oído interno, que está asociada con la pérdida de equilibrio. Además, aparece en cualquier momento y no implica necesariamente estar situado en un lugar elevado; puede ocurrir mientras caminas, o incluso si permaneces sentado en una silla. Por tanto, vértigo y acrofobia no son sinónimos.

Ambos trastornos se vinculan, sin embargo, cuando a la sensación de desequilibrio se suma el miedo a precipitarse desde lo alto. En ese caso esta perturbación se conoce como “vértigo de las alturas”.

Actualizado: 9 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Entrevista a Montse Domènech, psicóloga infantil

Montse Domènech, psicóloga infantil, experto en miedos en los niños.

Montse Domènech

Psicóloga infantil y autora de ‘La vacuna contra el miedo’
“Hay padres muy temerosos y otros muy temerarios, y tenemos que encontrar el punto medio, que consiste en proporcionar herramientas al niño para que pueda vencer sus miedos, pero sin sobreprotegerle ni anular las funciones que puede desarrollar por sí solo”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

43,5%
de los médicos que trabajan en España sufre acoso o discriminación laboral
'Fuente: 'Organización Médica Colegial (OMC) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM)’'