PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La contaminación, causa de envejecimiento prematuro

La contaminación y las sustancias tóxicas que ingerimos o inhalamos no sólo afectan a nuestra salud, sino que también son la causa de que aparezcan precozmente signos de envejecimiento como arrugas o caída del pelo.
Contaminación provoca envejecimiento prematuro

24 de Febrero de 2012

La contaminación del entorno y las sustancias tóxicas que ingerimos o inhalamos, especialmente si se añade la exposición frecuente a situaciones de estrés, no sólo afectan a nuestra salud (se estima que, solo en España, cada año mueren de forma prematura alrededor de 16.000 personas debido a la polución), sino que también son la causa de que aparezcan precozmente signos de envejecimiento, como las arrugas y la pérdida de elasticidad y luminosidad de la piel e, incluso, la escasez de cabello, que según los especialistas se pueden observar a partir de los 30 o 35 años de edad.

La medicina biorreguladora actúa estimulando al organismo para que repare y regenere los tejidos dañados, un proceso similar al que ocurre de forma natural durante la juventud

Los expertos que han participado en el 9º Congreso Europeo de Medicina Estética, coinciden en que cada vez es más habitual encontrarse con personas jóvenes que presentan un aspecto prematuramente envejecido y señalan que existen estudios que demuestran que las toxinas que ingerimos con los alimentos y los fármacos, el consumo de alcohol o tabaco, la falta de horas de sueño y la mala calidad del aire que respiramos, están directamente relacionados con este deterioro, porque son la causa de que el organismo no reciba el aporte de nutrientes y oxígeno que necesita. La progresiva acumulación de sustancias tóxicas, además, altera la estructura de la piel y favorece la aparición de flacidez y arrugas.

Para combatir las agresiones externas y retrasar la aparición de estas y otras antiestéticas huellas que imprime sobre nosotros el paso del tiempo, la doctora Carlota Hernández, vocal de Medicina Estética del Colegio de Médicos de Valencia, propone hacer uso de la medicina biorreguladora, que emplea medicamentos elaborados con sustancias naturales, que estimulan al organismo para que repare y regenere los tejidos dañados, un proceso similar al que ocurre de forma natural durante la juventud.

Estos medicamentos, que como afirma la doctora Hernández no tienen efectos adversos, pueden administrarse por vía oral o tópica, y también mediante una técnica, la mesoterapia, muy empleada en los tratamientos de estética y que consiste en inyectar las sustancias seleccionadas en la zona afectada. Los medicamentos biorreguladores permiten desde corregir arrugas, a mejorar el aspecto de la piel o eliminar grasa localizada.

Fuente: 9º Congreso Europeo de Medicina Estética

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD