PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Liposucción, mejora tu figura
Una de las técnicas estéticas más populares es la liposucción, un método con el que se busca moldear la silueta eliminando la antiestética grasa acumulada en determinadas zonas del cuerpo. Te desvelamos todos sus secretos.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Posibles efectos adversos de la liposucción

Zona a tratar marcada en la cadera

Recuerda ponerte siempre en manos de profesionales para cualquier operación estética.

La liposucción fue inventada en 1974, aunque no fue hasta tres años después cuando un cirujano francés decidió aplicar esta técnica con fines estéticos. Lógicamente, en estos casi 40 años esta intervención ha sufrido muchos cambios y adelantos que hacen que sea hoy una técnica mucho más segura. Sin embargo, no podemos olvidar de que se trata de una operación quirúrgica y, como todas ellas, entraña unos riesgos que debe conocer el paciente que decide someterse a ella.

La Sociedad de Cirugía Plástica de Perú indica que los riesgos de esta técnica son mayores en los casos en los que sea necesario extraer una gran cantidad de grasa o cuando se trabaje en zonas muy grandes del cuerpo pero, como en cualquier otra cirugía, pueden aparecer complicaciones en intervenciones menores.

Las pruebas preoperatorios son fundamentales para tratar de minimizar esos riesgos, y cumplir a rajatabla los consejos médicos es igual de necesario. Por ejemplo, la prohibición de tomar aspirinas (y otros medicamentes) no es baladí, ya que esta medicación es anticoagulante y, con ello, se trata de evitar un sangrado excesivo después de la liposucción. Y es que una hemorragia puede desencadenar los efectos más graves de esta intervención, con problemas derivados (trombosis venosa con embolismo pulmonar, infarto de miocardio…) que pueden, incluso, provocar la muerte del paciente. Ponerse en buenas manos es clave para reducir todos los riesgos.

Otro tipo de posibles efectos secundarios de la liposucción pasan por la sobrecarga de líquidos; infecciones; sangrado o coágulos; daño en nervios, piel o tejidos; reacciones alérgicas a la medicación; extracción desigual de grasa con problemas de contorneo…

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD