Gastroenteritis canina
La gastroenteritis canina se manifiesta con vómitos y diarreas, y puede deberse a diversas causas como parásitos, virus, otras enfermedades, o malos hábitos alimentarios. Aprende a prevenirla y tratar sus molestias.

Causas de la gastroenteritis canina

Actualizado: 19 de noviembre de 2018

La gastroenteritis canina puede estar producida por varias causas, conocerlas nos ayudará a evitar este mal trago a nuestra querida mascota. A continuación citaremos los motivos más frecuentes de vómitos y diarrea en el perro:

  • Los errores dietéticos, como el consumo de comida casera o de alimentos de baja calidad, y perros que comen cosas de la calle o de la basura, pueden sufrir cuadros gastroentéricos de curso agudo, habitualmente. Los cambios de dieta de forma brusca también pueden desencadenar molestias gastrointestinales.
  • Agentes infecciosos como virus, bacterias intestinales, o parásitos internos:
    • Entre ellos destaca el coronavirus canino y la parvovirosis canina. El parvovirus cursa con un cuadro muy agudo de diarrea sanguinolenta. Los Doberman, Pincher, Rottweiler, Pitbull y Labradores son más susceptibles a la infección que otras razas. Es necesaria la hospitalización del animal, y con una adecuada terapia de soporte la recuperación es posible.
    • Bacterias como la Salmonella spp, que se encuentran en alimentos en mal estado (sobre todo aves y huevos), o el sobrecrecimiento de Clostridium spp, producen también gastroenteritis que pueden ser de severas a graves.
    • Los parásitos intestinales como Trichuris spp, Toxocara spp, Acylostoma spp, Dypilidium caninum, Coccidios, o Giardia spp, son agentes etiológicos de diarrea, y además alteran las defensas y facilitan la colonización de bacterias y virus intestinales. La gravedad del proceso y el pronóstico dependerán de la edad del animal y su estado sanitario, así como el pronto diagnóstico del agente parasitario.
  • Síndrome de malabsorción intestinal producido por una inflamación del tracto digestivo sin motivo conocido, o idiopático. Es necesario realizar biopsia intestinal para determinar qué tipos de células están implicadas, y diferenciarlo de un linfoma intestinal, porque los síntomas son similares: el perro pierde peso sin perder el apetito, y tiene diarrea.
  • Alteraciones mecánicas gastrointestinales, que cursan frecuentemente con vómitos persistentes y fuerte dolor abdominal, con o sin diarrea, como la obstrucción intestinal, producida generalmente por cuerpos extraños o tumores, la torsión dilatación gástrica, en la que se produce un acúmulo de gas en el estómago que favorece la rotación sobre su eje, provocando una torsión que evita el vaciado gástrico, y la invaginación intestinal, en la que se altera el movimiento del intestino y un asa se introduce dentro de otra provocando síntomas de obstrucción. Las tres situaciones son urgentes y es necesaria la cirugía para resolverlas.
  • Neoplasias gástricas o intestinales: los tumores se pueden desarrollar a lo largo de todo el tubo digestivo. Es necesaria la biopsia para determinar la naturaleza de las células implicadas para establecer un tratamiento y pronóstico. Son frecuentes los adenocarcinomas intestinales, que cursan con vómitos y pérdida de peso, y los leiomiosarcomas, que afectan sobre todo a perros de edad avanzada y cursan con hemorragia intestinal, anemia y obstrucción.
  • La lista de causas extraintestinales de gastroenteritis es extensa, y entre ellas podemos resaltar: enfermedades del páncreas, como la insuficiencia pancreática o la pancreatitis crónica, enfermedad renal y hepática, alteraciones endocrinas como el hipotiroidismo, y enfermedades cardiacas y neurológicas.

Creado: 16 de diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD