PUBLICIDAD

Insuficiencia renal crónica en el gato
La insuficiencia renal crónica es una enfermedad común en gatos mayores. Aunque no tiene cura, podemos enlentecer su progresión con un tratamiento y cuidados óptimos, protegiendo la calidad de vida de nuestro felino.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Síntomas de la insuficiencia renal crónica felina y diagnóstico

Actualizado: 10 de octubre de 2019

Los signos clínicos de insuficiencia renal en el gato se producen cuando se ha dañado al menos un 65% de la masa renal funcional, causados por el acúmulo de metabolitos tóxicos en sangre. Además, son inespecíficos, es decir, pueden aparecer en otras enfermedades, y progresivos. Los síntomas de enfermedad renal gatuna más frecuentes son:

  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Deshidratación.
  • Polidipsia y poliuria (beber y orinar en exceso).
  • Debilidad, letargia y depresión.
  • Vómitos, úlceras orales y halitosis.
  • Mal pelaje.

Diagnóstico de la insuficiencia renal en el gato

Dado que los síntomas de insuficiencia renal son inespecíficos, es imprescindible realizar una analítica de sangre y orina en la que se verán una o más de estos parámetros alterados:

  • Azoemia: elevación de la urea y la creatinina en sangre, debido al acúmulo por fallo en su detoxificación.
  • Hiperfosfatemia: incremento de los niveles de fósforo en sangre.
  • Hiponatremia: disminución del sodio sanguíneo.
  • Anemia: descenso del número de glóbulos rojos.
  • Proteinuria: excreción de proteínas en orina. Se suele medir la elevación del índice proteína/creatinina (UPC).
  • Isostenuria o hipostenuria: concentración baja de orina.
  • SDMA: es un biomarcador de la función renal que se eleva con la pérdida de funcionalidad renal de manera precoz.

Además, se debe medir la presión arterial en todos los gatos con insuficiencia renal, ya que tienden a padecer hipertensión y esta conlleva graves consecuencias si no se trata. La radiografía y la ecografía ayudan a detectar anomalías estructurales como el riñón poliquístico.

Seguimiento y pronóstico de la enfermedad renal en gatos

La enfermedad renal crónica es progresiva e incurable. La velocidad con la que empeoran los síntomas depende del momento del diagnóstico y del tratamiento instaurado, además de factores individuales. Es necesario realizar análisis periódicos de sangre y orina para observar la evolución del proceso.

Los veterinarios clasifican la insuficiencia renal crónica en 4 estadíos, en función de los parámetros analizados y los síntomas. Los factores que se asocian con un peor pronóstico y la evolución a estadíos avanzados son la anorexia, la hiperfosfatemia elevada, el nivel de proteinuria y la anemia grave. Cuando el animal llega al estadío terminal y comienza a sufrir, se puede plantear la eutanasia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD