Epilepsia en el perro
Los perros también pueden sufrir epilepsia, una enfermedad neurológica que se manifiesta con convulsiones. Conoce sus causas y síntomas, y el tratamiento que permitirá que tu mascota tenga una buena calidad de vida.

Tratamiento de la epilepsia en el perro y recomendaciones

Actualizado: 29 de octubre de 2019

Los perros con epilepsia pueden vivir plenamente y sin sufrimiento con el tratamiento farmacológico de por vida, cuyo objetivo es reducir el número de ataques al mínimo posible, considerándose aceptable como mucho un ataque cada tres meses. Las sustancias más utilizadas en veterinaria son el fenobarbital y el bromuro de potasio. También la gabapentina y la imepitoína. Se pueden usar solos o combinados, según la respuesta del animal. El diazepam se utiliza puntualmente cuando el perro sufre una convulsión, y se administra por vía intravenosa o rectal.

Estos medicamentos son de uso restringido y deben ser prescritos por el veterinario. Se administran a diario para mantener en un estado normal a las neuronas, evitando su excitación y las convulsiones, ya que no se puede prever cuándo se producirá un ataque. Hay que ser constante con el tratamiento, y periódicamente se deben analizar los niveles de estos fármacos en sangre dado que, en exceso, pueden dañar órganos como el hígado o el páncreas.

Cómo actuar ante un ataque epiléptico en un perro

La primera vez que vemos a nuestro perro sufriendo un ataque es un momento angustiante que nos parece eterno, pese a durar segundos o minutos, y nos bloqueamos sin saber qué hacer exactamente; por eso, te indicamos cómo actuar para que estés preparado.

Qué hacer

Epilepsia en el perro
  • Intentar mantener la calma.
  • Retirar cualquier objeto consistente alrededor del anial y colocar cojines u otros objetos blandos para evitar que se lesione.
  • Llamar al veterinario y administrar la medicación vía rectal específica si nos lo ha indicado.

Qué no hacer

Que no hacer en un ataque de epilepsia en el perro
  • Sacar la lengua, pues al contraer con fuerza la mandíbula podría lesionarse o mordernos. No pasa nada, porque no se la va a tragar.
  • Sujetar las patas o la cabeza, ya que esto no va a parar el ataque y podríamos dañarnos.
  • Darle de comer o beber durante el ataque.
  • Taparle o darle calor, ya que la temperatura se eleva durante un ataque.

Terapias complementarias para perros epilépticos

El único tratamiento eficaz de la epilepsia es farmacológico, pero algunas terapias complementarias pueden ayudar a que los periodos de tiempo entre un ataque y otro se prolonguen y reforzar el sistema nervioso de la mascota. Actualmente para este fin existe alimento comercializado con triglicéridos de cadena media y suplementos con ácidos grasos y vitaminas del grupo B.

Algunos perros también se han visto beneficiados de terapias tradicionales como la acupuntura. En cualquier caso, tu veterinario es el que mejor te puede aconsejar acerca del tratamiento óptimo para tu mejor amigo.

Creado: 20 de septiembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD