Ejercicio y deporte
Periostitis
Corredores de fondo y aficionados al running conocen bien la sensación de quemazón en la zona de la tibia que produce la periostitis. Toma nota de cómo prevenir esta lesión o recuperarte de ella si ya la sufres.
Escrito por Dr. Fernando Sanz Zapata, De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO

Periostitis

La periostitis tibial se produce por la inflamación de la membrana que recubre el hueso de la tibia, el periostio, formado por dos capas: la externa, compuesta por tejido conectivo concentrado de tejido vascular, fibroso y resistente, encargado de nutrir y dar sensibilidad al hueso; y una segunda interna, encargada de renovar la estructura ósea.

La inflamación del periostio afecta al tercio anterior de la cara anterointerna de la tibia. En la mitad de los casos que se produce una periostitis, la lesión afecta a ambas piernas de manera simultánea.

¿Quién la sufre?

La aparición de la periostitis es común entre los deportistas enfocados a las carreras de velocidad o de resistencia. Profesionales o no, estos atletas cargan gran parte de su peso e impulso sobre las rodillas y la parte inferior de la pierna, generando un mayor esfuerzo y reiteración en esta zona locomotora del cuerpo.

Aunque es más frecuente entre los corredores de fondo o largas distancias, también puede darse entre la población que practica running en circuitos urbanos, parques o caminos agrarios.

Escrito por:

Dr. Fernando Sanz Zapata

De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO
Dr. Fernando Sanz Zapata

Entrevista con el experto

El nadador David Meca
“'No quiero' 'No puedo', o 'Ibiza está demasiado lejos para ir nadando', no están en el vocabulario de mi equipo. Hay que rodearse de gente que te motive y te haga ver que todo es posible”

David Meca

Campeón del mundo de natación y autor del libro 'Yo no temo a los tiburones'

Salud en cifras

32%
disminuye la mortalidad cardiovascular en pacientes con insuficiencia cardiaca si hacen ejercicio físico
Fuente: 'Journal of the American College of Cardiology'