Google+
YouTube

Ejercicio y deporte

Periostitis
Escrito por Dr. Fernando Sanz Zapata, miembro de la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO
Corredores de fondo y aficionados al running conocen bien la sensación de quemazón en la zona de la tibia que produce la periostitis. Toma nota de cómo prevenir esta lesión o recuperarte de ella si ya la sufres.
  1. Qué es la periostitis
  2. Causas y síntomas de la periostitis
  3. Tratamiento y recuperación de la periostitis
Periostitis tibial
La periostitis tibial es común entre los atletas de velocidad o de resistencia

Periostitis

La periostitis tibial se produce por la inflamación de la membrana que recubre el hueso de la tibia, el periostio, formado por dos capas: la externa, compuesta por tejido conectivo concentrado de tejido vascular, fibroso y resistente, encargado de nutrir y dar sensibilidad al hueso; y una segunda interna, encargada de renovar la estructura ósea.

La inflamación del periostio afecta al tercio anterior de la cara anterointerna de la tibia. En la mitad de los casos que se produce una periostitis, la lesión afecta a ambas piernas de manera simultánea.

¿Quién la sufre?

La aparición de la periostitis es común entre los deportistas enfocados a las carreras de velocidad o de resistencia. Profesionales o no, estos atletas cargan gran parte de su peso e impulso sobre las rodillas y la parte inferior de la pierna, generando un mayor esfuerzo y reiteración en esta zona locomotora del cuerpo.

Aunque es más frecuente entre los corredores de fondo o largas distancias, también puede darse entre la población que practica running en circuitos urbanos, parques o caminos agrarios.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 18/12/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Patricia Ramírez

Autora de ‘Así lideras, así compites’

"La credibilidad de un líder no está en lo alto que hable ni en lo autoritario que sea, sino en que sepa transmitir con coherencia el mensaje adecuado"

 

PUBLICIDAD

35%disminuye la fatiga al hacer ejercicio en los pacientes de cáncer

Además, el ejercicio mejora un 30% la vitalidad de las personas con cáncer, siempre que se combinen ejercicios de resistencia y fortalecimiento adaptados a la condición física del paciente.

Fuente: 'Hospital de Torrejón de Ardoz'

 

PUBLICIDAD