PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

El 10% de los bebés que nacen en el mundo son prematuros

El 10% de los bebés que nacen en el mundo son prematuros

Bebé prematuro siendo cuidado por su madre.

22 de Noviembre de 2011

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta el 10% de los partos que se producen cada año en el mundo son prematuros, es decir, que los bebés han pasado menos de 37 semanas en el útero materno. El doctor Manuel Sánchez Luna, vicepresidente de la Unión Europea de Neonantología y Medicina Perinatal, explica que en nuestro país el porcentaje de bebés prematuros alcanza entre un siete y un ocho por ciento del total.

Aunque por debajo de la semana 37 de embarazo se considera que el niño es prematuro, los especialistas coinciden en que los que nacen antes de la semana 26, con un peso inferior a 750 gramos, son los casos especialmente graves y difíciles de sacar adelante, ya que tienen menos posibilidades de vivir y, aun en ese caso, suelen padecer serias secuelas relacionadas con la falta de madurez que presentan al nacimiento. Si el parto se produce en la semana 23 el bebé apenas tiene posibilidades de sobrevivir.

Los bebés que nacen entre la semana 26 y la semana 28, aunque necesitan cuidados específicos, tienen un 90% de posibilidades de sobrevivir

Según explican los expertos, los niños que nacen cuando su organismo no está totalmente desarrollado, sufrirán problemas de crecimiento y trastornos hormonales. Además, estos problemas se agravan dependiendo de cuál haya sido la causa de la prematuridad que, aunque en un gran porcentaje (el 40%) de los casos se desconoce, a veces se debe a afecciones del feto o de la madre, como malformaciones congénitas o infecciones.

Los bebés que nacen entre la semana 26 y la semana 28, aunque necesitan permanecer ingresados en el hospital y recibir cuidados específicos y una atención especial durante los primeros años de vida, tienen un 90% de posibilidades de sobrevivir. Entre las secuelas más habituales que pueden presentar estos niños destacan las asociadas al desarrollo del sistema nervioso, que incluyen discapacidades neurológicas y motoras, los trastornos del aparato respiratorio, y alteraciones en el desarrollo, que suele ser más lento que en los bebés nacidos a término.

Tanto la mortalidad como las secuelas se incrementan a medida que se reduce el número de semanas de embarazo. En nuestro país se estima que más del 85% de los bebés que pesan menos de 1,5 kg al nacer sobreviven y, además, la mitad de ellos lo hacen sin secuelas, lo que se relaciona con la gran calidad asistencial de los numerosos centros especializados disponibles, donde trabajan profesionales especialmente preparados para atender las necesidades de estos pequeños pacientes.

Factores de riesgo

Como hemos señalado, en numerosos casos no se sabe por qué un parto se produce antes de tiempo, pero los especialistas coinciden en que el incremento de la edad de la madre y su acceso al mundo laboral, los hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol, los embarazos múltiples, una rotura precoz de la placenta, las infecciones u otras patologías de la gestante, y las malformaciones del feto, entre otros factores, pueden precipitar el parto.

El doctor Manuel Sánchez Luna, vicepresidente de la Unión Europea de Neonatología y Medicina Perinatal, explica que el número de nacimientos prematuros varía mucho de unos países a otros, y que en Europa la tasa más baja la tiene Finlandia, con un 5,5%, mientras que otros países, como Austria, llegan al 11,5%.

Este especialista señala que los esfuerzos deben ir dirigidos a intentar prevenir los partos prematuros y, cuando esto no es posible, contar con centros y personal especializados en el cuidado de estos bebés, ya que sus primeras horas de vida resultan cruciales para mejorar sus probabilidades de supervivencia y minimizar las posibles secuelas. A este respecto, Sánchez Luna alaba el nivel de calidad asistencial del que disfrutan estos niños en España, y destaca el importante papel de la familia del niño prematuro, que será quien se encargue de sus cuidados en casa, y debe afrontar esta tarea sin miedo y contando con la mayor información posible para contribuir a un mejor desarrollo del bebé.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD