PUBLICIDAD

Bebés y niños
Anemia infantil
Si notas a tu hijo pálido, apático o más cansado de lo habitual mantén la alerta ante un posible caso de anemia infantil, un problema más común de lo que creemos. Te contamos cómo contrarrestarla.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Tratamiento y prevención de la anemia infantil

El tratamiento de la anemia infantil siempre debe ser dirigido a atajar las causas que la originan, de ahí que en los casos más frecuentes, provocados por la deficiencia de hierro en el organismo, “basta con seguir una dieta rica en hierro apoyada con suplementos de hierro durante al menos tres meses para que las reservas de este mineral en sangre se recuperen totalmente”, aconseja el hematólogo pediátrico Hernández Flores.

Para que estos suplementos de hierro cumplan su función es importante que se administren entre unos 10 y 15 minutos antes de la comida, a ser posible junto a zumos con alto potencial de vitamina C o frutas cítricas, como kiwis, mandarinas o pomelos, ya que permiten una mejor absorción de este mineral.

Además, los especialistas recomiendan que si se administran suplementos de hierro se limite la ingesta de lácteos, fundamentalmente en forma de leche, ya que, al contrario que la vitamina C, provoca una mala absorción del hierro, lo que da al traste con el tratamiento de la anemia infantil.

Dieta de hierro contra la anemia infantil

Llevar una dieta rica en hierro es la mejor herramienta para atajar el problema de la anemia, pero también para prevenirlo en el futuro. “Los requerimientos diarios de hierro son entre ocho y diez miligramos por día. Para obtenerlos de forma natural se aconsejan alimentos ricos en hiero, como los proteicos de origen animal, principalmente carnes rojas”. Por el contrario, se recomienda evitar la leche de vaca, ya que puede producir hemorragias digestivas ocultas por hipersensibilidad a la proteína de la leche de vaca, por lo que en estos casos aconsejamos cambiar a una leche apropiada y no dar más de medio litro de leche al día y tomar más cantidad de otros alimentos ricos en hierro”, matiza el doctor.

Aunque son muchos los alimentos ricos en hierro, es importante distinguir entre los de origen animal y los de origen vegetal, ya que el hierro de estos últimos se absorbe mucho peor por parte de nuestro organismo, por lo que no resulta tan eficaz. En cualquier caso, es importante saber lo que no debe faltar en nuestra despensa:

  • Carnes rojas. Son las más ricas en hierro animal y, por tanto, el de mejor absorción para nuestro cuerpo, por lo que deben tomarse tres o cuatro veces a la semana.
  • Yema de huevo.
  • Mariscos de concha. En el caso de los menores de tres años, los más aconsejables son los mejillones
  • Legumbres. Aunque su origen es vegetal y, por tanto, su alto nivel de hierro no se absorbe tan bien, las legumbres no deben faltar en la dieta semanal. De hecho, lo más aconsejable es tomarlas dos veces a la semana.
  • Verduras de hoja verde. Las espinacas, el brócoli o las acelgas son un buen aliado de las dietas ricas en hierro.
  • Pescados azules pequeños. Las sardinas y las anchoas son los pescados que más hierro contienen. Es importante comerlos al menos dos veces por semana.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Leire Moneo

Periodista experta en alimentación
Leire Moneo

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD