PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Algunos rellenos estéticos pueden causar rechazo

El organismo no es capaz de reabsorber algunos de los rellenos empleados en los tratamientos estéticos, como la silicona líquida, la parafina y los biopolímeros, pudiendo provocar reacciones adversas incluso años después de su implantación.
Mujer inyectándose Botox

21 de Febrero de 2010

Un estudio que se ha publicado en ‘Cirugía plástica Ibero-Latinoamericana’ demuestra que ciertos rellenos que se emplean en los tratamientos estéticos, como la silicona líquida, la parafina y los biopolímeros, no son biocompatibles, es decir, que el organismo no es capaz de reabsorberlos y, a la larga, provocan reacciones adversas, que pueden manifestarse hasta 25 años después de su implantación.

Los síntomas más característicos que presenta el paciente afectado por el rechazo del implante son dolor, eritemas, infecciones, cicatrices hipertrofiadas que se conocen como queloides, necrosis de la piel, fístulas… Felipe Coiffman, autor de la investigación y profesor de Cirugía Plástica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, denomina a este trastorno alogenosis iatrogénica, y advierte que cada vez hay más personas afectadas en América Latina, porque allí el empleo de estas sustancias no está sometido a una regulación suficientemente estricta.

Javier de Benito, cirujano plástico y director del Instituto de Benito (Barcelona) explica que cuando los tejidos adelgazan y envejecen, estos productos que no son biocompatibles cada vez se aprecian más, y se forman una especie de bolas (granulomas). Además del inconveniente que representa la aparición de estas deformidades, con el paso del tiempo ocurre otro fenómeno más serio, y es que el sistema inmune de algunos pacientes rechaza este material ‘extraño’, que se enquista e infecta.

Como explica el Jefe de Dermatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Eduardo López Bran, en estos casos el tratamiento está dirigido a disminuir la inflamación, ya que una intervención quirúrgica solo resulta efectiva cuando el problema se encuentra muy localizado, y con frecuencia es bastante complicado limpiar la zona.

Es importante aclarar que estas sustancias ya no se utilizan en España porque, como aclara el doctor de Benito, su uso ha sido prohibido por las autoridades sanitarias europeas, por lo que los rellenos que se emplean son siempre biocompatibles y se consideran seguros, como es el caso del ácido hialurónico.

El dermatólogo del Hospital Clínico San Carlos advierte que para realizarse cualquier intervención de cirugía estética es imprescindible acudir a centros médicos homologados que cuenten con profesionales sanitarios acreditados y especializados en dermatología y cirugía plástica.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD