Alisados de pelo, ¿cuál te conviene?
Descubre todos los tratamientos de alisado existentes en las peluquerías para olvidarte del encrespado y lucir una melena alisada durante meses, y cuál de ellos elegir según las características de tu cabello. ¡Despídete de tu plancha!

Cómo se hacen los alisados de pelo semipermanentes

Actualizado: 15 de enero de 2021

Aunque cada alisado de pelo tenga características propias, la mayoría de ellos se llevan a cabo de la misma forma en un proceso bastante largo y laborioso, que suele rondar entre las 2 y las 5 horas. Si estás pensando en realizártelo, te contamos paso a paso cómo se llevan a cabo.

En primer lugar, se suele lavar el cabello con un champú específico para ese tipo alisado con el fin de hacer más porosa la fibra capilar, después se debe secar con el secador hasta que quede sin humedad, completamente seco.

El siguiente paso es peinar el pelo y dividir en mechones a los que se le irá añadiendo el producto en sí, evitando la zona del cuero cabelludo, pues puede irritarla. Una vez esté todo el pelo cubierto con el producto, se retirará el exceso con un peine para dejarlo actuar durante el tiempo establecido por el profesional.

El proceso de alisado de pelo es bastante largo y requiere de muchos pasos con productos y calor, pudiendo llegar a durar hasta 5 horas

Pasado ese tiempo, y con el producto todavía puesto, hay que secar el cabello con el secador a una temperatura media, lo aconsejable es ir mechón a mechón.

Una vez esté seco es el momento de utilizar la plancha del cabello. Este punto es quizá el más largo, pues habrá que coger secciones finas del pelo a las que se le pasará entre 6 y 13 veces la plancha, aunque siempre será valorado por el profesional que tendrá en cuenta el estado inicial de la fibra capilar. Es normal que en este paso salga humo, pues el producto está aumentando de temperatura, no te asustes, lo imprescindible es que el ambiente esté bien ventilado para evitar que se sature con el olor.

Una vez se haya planchado todo el pelo habrá que lavarlo de nuevo, usando un champú especial para el tipo de alisado que se haya llevado a cabo. Por último, se secará el pelo y se verá el resultado del tratamiento.

Contraindicaciones y riesgos de los alisados de pelo

La peluquera y estilista María Baras, a la que entrevistamos recientemente en Webconsultas, del Salón Cheska, nos lo ha advertido: “Con todos estos tratamientos químicos hay que tener mucho cuidado. No se pueden vender como un método de hidratación”. Aunque es cierto que se ha avanzado mucho en ellos, pues ya ninguno tiene formaldehído (formol), un compuesto que se convierte fácilmente en vapor o gas y que en altas concentraciones causa problemas respiratorios e incluso la muerte, todavía muchos de ellos tienen otros productos de los que no conviene abusar.

“Nunca va a ser natural, aunque es cierto que algunos de estos tratamientos alisadores están enriquecidos con colágeno, con proteína, con seda…”. Es importante saber que todos los alisados siguen el mismo proceso, lo único que cambia son los nombres y los compuestos con los que se consigue.

Los alisados de pelo no se recomiendan durante el embarazo o la lactancia, pues contienen productos químicos que pueden ser nocivos para los bebés

Tal y como nos explica María, en general, no se recomienda llevar a cabo estos tratamientos en mujeres embarazadas o lactantes, al igual que no se aconseja que las gestantes se tinten el pelo con productos con amoniaco. No hay que olvidar que el pelo y el cuero cabelludo tienen la capacidad de absorber los productos que se le pongan encima, y por tanto puede ser peligroso para el bebé. Alerta que hay algunos tratamientos que sí que se pueden hacer en el embarazo, aunque son mínimos, por lo que recomienda informarse bien y acudir siempre a profesionales del cabello.

Mujer embarazada peinando su cabello

Tampoco recomienda los tratamientos alisadores en personas con una decoloración fuerte, pues someter al cabello a tanto producto químico puede alterar la fibra capilar alterando su forma para siempre o incluso hacer que el cabello se caiga. “Depende un poco de lo que ya tengas hecho en el pelo y cómo esté. Hay que saber que estos tratamientos son progresivos, si te haces tres al año, en tres años tu pelo cambiará hasta de textura, que puede ser tanto para bien como para mal”, nos aclara.

Como consejo final, María Baras nos indica que hay que tener sentido común y sensibilidad. “Al cabello de cada uno hay que verlo, tocarlo, lavarlo y sentirlo y ver así las necesidades que tiene y a partir de ahí utilizar los productos adecuados”.

Creado: 15 de enero de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD