PUBLICIDAD

Alergia en las mascotas
Las alergias alimentarias o ambientales causan gran malestar en las mascotas, pero un diagnóstico precoz y un buen tratamiento pueden evitar o aliviar los síntomas a tu gato o perro, o incluso solucionar el problema.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento de la alergia en mascotas y consejos para sus dueños

Tratamiento de la alergia en los gatos

Fármacos para aliviar el prurito, como el oclacitinib o el lokivetmab, tienen menos efectos adversos que sus predecesores.

En un brote agudo de alergia en mascotas como perros y gatos debe instaurarse un tratamiento rápido para impedir la progresión de los síntomas. En el caso del contacto de un alérgeno con la piel del animal será necesario eliminar cualquier resto de inmediato, e instaurar un tratamiento medicamentoso consistente en el uso de corticoesteroides por vía intramuscular o intravenosa.

En los casos más graves, como el shock anafiláctico, nuestra mascota requerirá tratamiento de emergencia intensivo, con fluidoterapia intravenosa y oxígeno.

Fármacos, nutracéuticos y champuterapia para tratar a la mascota alérgica

Para tratar los síntomas típicos de alergia crónica en animales de compañía, clásicamente se ha recurrido al uso de corticoesteroides u otros inmunosupresores como la ciclosporina. Estos fármacos no están exentos de efectos secundarios, especialmente a largo plazo, como el hiperadrenocorticismo, o la diabetes.

Los antihistamínicos tienen un efecto variable en nuestras mascotas, no resultando útiles en la mayoría de los casos. Afortunadamente, se han desarrollado nuevas moléculas para aliviar el prurito, como el oclacitinib o el lokivetmab, que no presentan tantos efectos adversos.

Las infecciones bacterianas deben tratarse con el antibiótico adecuado, tras un cultivo, ya que administrar uno inefectivo puede empeorar la situación, e incluso contribuir a que los microorganismos desarrollen resistencias. No debes usar ningún medicamento por tu cuenta sin la prescripción de tu veterinario.

La champuterapia a base de sustancias hidratantes y emolientes como la avena o el aloe vera ha demostrado ser de vital importancia para el mantenimiento de la barrera cutánea del animal alérgico. El tratamiento médico del pioderma (infección bacteriana de la piel) o del sobrecrecimiento de Malassezias puede complementarse con el uso de champús con clorhexidina o antifúngicos, así como de sprays o espumas antipruriginosas, a base de fitoesfingosina, que alivian el picor a nuestra mascota.

Los suplementos dietéticos con ácidos grasos omega 3 y 6, protegen la piel y mejoran la calidad del pelo.

¿Se puede curar la alergia de mi mascota para siempre?

En algunos casos el uso de tratamientos de hiposensibilización ha demostrado ser muy eficaz para eliminar la alergia en animales de compañía como perros y gatos. Consisten en la creación de vacunas personalizadas para cada mascota con ínfimas cantidades de los alérgenos a los que es sensible que, al ser administradas en inyección o spray lingual, educan al sistema inmune para que no reaccione frente a ellos.

Tratamiento alergia en los perros
Tu veterinario te prescribirá un tratamiento personalizado para aliviar los síntomas de alergia a tu mascota.

Esto es especialmente útil en el caso de las alergias ambientales, como la alergia al polen o a los ácaros del polvo, ya que es muy difícil controlar la exposición a estos alérgenos. Sin embargo, la alergia alimentaria se controla evitando estrictamente cualquiera de los componentes a los que nuestra mascota es alérgica, proporcionándole una dieta hipoalergénica. Actualmente en el mercado existe una gama muy amplia de alimento seco y húmedo, sin cereales ni soja, y con fuentes de proteína noveles, como el venado, el salmón, o el canguro.

Consejos para dueños de animales con alergia a polen, ácaros y pulgas

El contacto de nuestros perros o gatos con este tipo de alérgenos es francamente difícil de evitar, puesto que son microscópicos y ubicuos, pero podemos seguir algunas pautas para minimizar el riesgo. Por ejemplo, mantener una buena limpieza en la casa y evitar alfombras donde se acantonen los ácaros. También puedes ventilar la casa en las horas de menor concentración de polen, que suele ser a primera hora de la mañana.

Baño de la mascota
Aplicar sustancias hidratantes y emolientes como la avena o el aloe vera ayuda a mantener la barrera cutánea del animal alérgico.

Existen aplicaciones para móvil que indican la concentración diaria y por horas de polen en tu localidad, que te pueden ayudar a evitar zonas con excesiva concentración de polen, como praderas, aunque tampoco es cuestión de privar a nuestra mascota de su actividad lúdica habitual, por lo que en estos casos los tratamientos sintomáticos, tanto farmacológicos como la champuterapia, o los de hiposensibilización, juegan un papel fundamental.

Recuerda que si tu mascota presenta dermatitis alérgica a la picadura de la pulga (DAAP), es fundamental el uso de antiparasitarios externos para prevenir las infestaciones por estos parásitos.

Actualizado: 9 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD