PUBLICIDAD

Mascotas
Alergia en las mascotas
Las alergias alimentarias o ambientales causan gran malestar en las mascotas, pero un diagnóstico precoz y un buen tratamiento pueden evitar o aliviar los síntomas a tu gato o perro, o incluso solucionar el problema.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Síntomas de la alergia en las mascotas: cómo detectarla

Dermatitis en la mascota

La dermatosis alérgica a la picadura de la pulga suele causar alopecia, costras y pústulas en la zona lumbar.

Posiblemente alguna vez has sospechado por diversas señales que tu perro, gato o animal de compañía pueda sufrir algún tipo de alergia. Para poder identificarla en tu mascota, debes saber que en las reacciones de hipersensibilidad aguda, la mascota suele presentar lesiones dermatológicas durante las primeras 24 horas tras la exposición al alérgeno, como eritema y habones o ronchas, que ocasionan un intenso prurito.

También es frecuente la aparición de edemas o acúmulos de líquido en la zona de contacto del animal con el alérgeno, otras partes distantes o, en casos más graves, en la laringe, comprometiendo la respiración de tu mascota.

El shock anafiláctico es una reacción aguda y potencialmente mortal en la que los componentes sanguíneos que median la reacción alérgica se disparan, llegando a causar hipotensión severa y la muerte del animal.

Síntomas de la alergia alimentaria y ambiental en mascotas

En este caso los síntomas son menos graves, pero se mantienen mientras persista el estímulo alérgico. Son típicos de la alergia alimentaria y la ambiental. Los principales signos clínicos son el eritema y el prurito. A consecuencia de este último el animal puede lesionarse la piel mientras se rasca, por eso es frecuente la aparición de excoriaciones (arañazos), alopecia o hipotricosis (falta de pelo), erosiones y costras. Además, con el lamido constante para aliviar el picor, el pelo se tiñe, especialmente en perros de capa blanca.

En el caso de los perros con atopia, estas lesiones se observan con más frecuencia en los espacios interdigitales y el abdomen. Los animales con dermatosis alérgica a la picadura de la pulga (DAPP) suelen mostrar alopecia, costras y pústulas en la zona lumbar. En la alergia alimentaria, además de los signos dermatológicos, son frecuentes los episodios intermitentes de diarrea aguda.

A consecuencia de la inflamación, la barrera protectora natural de la piel de la macota alérgica se deteriora, los alérgenos llegan más fácilmente, agravando el problema, e incluso las heridas autoinducidas pueden infectarse, apareciendo pústulas. También son frecuentes las otitis. En algunas mascotas se genera exceso de secreción sebácea o seborrea, observándose escamas o caspa sobre el pelo.

A veces se produce sobrecrecimiento de Malassezia, unas levaduras comensales de la piel, que se multiplican en exceso, originando prurito, secreción marronácea y mal olor, especialmente en los oídos y en los pliegues de la piel, como los espacios interdigitales. Cuando el estímulo alérgico persiste, la inflamación se cronifica y aparecen signos como la hiperqueratosis (piel engrosada) o la hiperpigmentación (coloración anormalmente oscura de la piel).

Cómo se diagnostica la alergia en mascotas

Cuando nuestra mascota se rasca o lame excesivamente suele ser por picor y debemos sospechar de alergia, pero hay otras enfermedades comunes que cursan con prurito, como algunas sarnas, las infestación por pulgas o el estrés felino. Tras descartar estos procesos, la alergia en los animales se puede confirmar mediante pruebas de hipersensibilidad. Actualmente existen dos métodos: la detección de inmunoglobulinas E (Igs E) en suero, y el test de intradermorreacción. En el primero se toma una muestra de sangre para analizarla en el laboratorio. Lo que se detecta es la presencia de Igs E que sintetiza el sistema inmune del animal frente a determinados alérgenos.

Alergia en los gatos
Si tu mascota se rasca o se lame con mucha frecuencia, podría ser un signo de que tiene alergia.

Normalmente se realizan pruebas frente a un panel de alérgenos alimentarios y ambientales habituales, como el maíz, trigo, soja, pollo, polen de gramíneas, ácaros del polvo y saliva de pulga. En el test de intradermorreacción se inoculan en la piel pequeñas muestras de una serie de alérgenos en varios puntos separados, observando el habón que se forma alrededor, y evaluando la respuesta de las IgE presentes en la dermis y la degranulación de los mastocitos frente a las sustancias extrañas.

En el caso de la alergia alimentaria también se puede realizar una dieta de eliminación, que consiste en administrar exclusivamente un alimento hipoalergénico durante unas semanas, para posteriormente reintroducir la dieta anterior y comprobar si efectivamente hay recidiva debido a la alergia de nuestro animal de compañía a alguno de los componentes.

Actualizado: 9 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD