PUBLICIDAD

Mente y emociones
Comunicación no verbal
A veces sobran las palabras. Un gesto o una mirada bastan para hacernos entender sin mover los labios. La razón no es otra que nuestro cuerpo también habla. Conoce las claves de la comunicación no verbal.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Funciones de la comunicación no verbal

El lenguaje no verbal cumple multitud de funciones. Por lo general, existe una interdependencia entre lo que decimos y lo que expresamos con el cuerpo, pero se dan situaciones en las que la comunicación no verbal tiene más significado que el lenguaje oral. María Oriol Vico, psicóloga especialista en comunicación no verbal y corporalidad, señala en ese sentido: “cuando hablamos de elementos no verbales en la comunicación, debemos pensar que no sólo facilitan la relación de los seres humanos, sino que son imprescindibles para otorgar todo el sentido a lo que decimos”.

La profesora de la Universidad de Alcalá (Madrid, España) Ana María Cestero, clasifica en sus estudios diferentes funciones de la comunicación no verbal, que son:

  • Complementa, matiza o pone énfasis a nuestro mensaje: por ejemplo, no es lo mismo decir “por fin estás aquí” con voz enérgica y gestos de desaprobación, que si lo hacemos con un tono suave acompañado de un suspiro. Es decir, una misma expresión puede tener diferentes significados dependiendo de nuestro lenguaje no verbal.

  • Comunica directamente: a veces las palabras sobran. Por ejemplo, cuando abrimos los brazos hacia los lados y nos encogemos de hombros, a la vez que subimos ligeramente las cejas, indica que no sabemos algo.

  • Regula la conversación: cuando hacemos pausas, bajamos el tono de voz, cambiamos de postura para tomar la palabra, o dirigimos la mirada de un interlocutor a otro, estamos guiando el diálogo.

  • Soluciona dificultades al hablar: por ejemplo, si no recordamos algo o tenemos dificultades para expresarnos, empleamos recursos como los sonidos “Eeeee” o “Mmmm” hasta que damos con las palabras adecuadas.

  • Favorece las conversaciones simultáneas: como cuando hablamos por teléfono y, a la vez, movemos la mano hacia delante y hacia atrás para decirle que pase a alguien que entra en la habitación. 

Actualizado: 8 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD