PUBLICIDAD

Filmoterapia, cine psicoterapéutico
Las películas de cine pueden convertirse en el complemento ideal de un tratamiento de psicoterapia. Descubre en qué consiste la filmoterapia y cómo puede ayudarte a superar emociones negativas y problemas psicológicos.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Requisitos de un buen psicofilm y películas inspiradoras

Requisitos de un buen psicofilm y películas inspiradoras

Una vez que han quedado clara la utilidad del cine como instrumento psicoterapéutico, es hora de darle al play y orientar al paciente y al psicólogo que busquen en esta herramienta una ayuda a su tratamiento. Para ello, Jesús García y David Moreno Mora, en su artículo El trabajo con películas en Psicoterapia, exponen qué características debe tener una película para que resulte de ayuda en el trabajo del psicólogo:

  1. El personaje debe ser un buen modelo.
  2. Debe estar relacionada con el conflicto que presenta el sujeto.
  3. Debe estar adaptada a los gustos y preferencias de la persona.
  4. Tiene que haber personajes que resuelvan el problema.
  5. Conviene que algunas cuestiones estén tratadas en forma de metáfora, y no directamente.
  6. Deben aparecer escenas que despierten emociones en el paciente.

Las películas más inspiradoras

“Para mí una película inspiradora tiene que tener muy buena calidad, cuanta más, mejor llegará al espectador. Si una buena película cuenta con valores, situaciones emocionales, evolución de los personajes, mucho mejor”, señala Jaime Burque.

Lista de Schindler
Fotograma del film La lista de Schindler

American Film Institute publicó en 2005 “100 años… 100 inspiraciones: las películas estadounidenses más inspiradoras”, elegidas por un jurado formado por 1.500 personas relacionadas con el cine. Las cinco primeras fueron:

  • Qué bello es vivir.
  • Matar a un ruiseñor.
  • La lista de Schindler.
  • Rocky.
  • Caballero sin espada.

Jaime Burque, por su parte propone en su blog Filmoterapia los siguientes filmes, según lo que busque el espectador y las emociones que necesite despertar:

nombre
  • Cuando necesitas ánimo: All that jazz, de Bob Fosse.
  • Para enfrentarte a tus miedos, atacarlos y reflexionar sobre ellos: Mar adentro, de Alejando Amenábar.
  • Para relajarnos: Harry Potter y la piedra filosofal, de Chris Columbus.
  • Para motivarnos para lograr un objetivo: Cadena perpetua, de Frank Darabont.
  • Para afrontar una pérdida: No sos vos, soy yo, de Juan Taratuto.
  • Para cambiar nuestra forma de ver las cosas: La lista de Schindler, de Steven Spielberg.
  • Para descargar emociones, adrenalina…: 300, de Zack Sneyder.
  • Para ver las consecuencias de plantear objetivos a través de un perfeccionismo patológico: Cisne Negro, de Darren Aronofsky.
  • Ayudar a entender cómo la actitud puede más que las barreras físicas o sociales: Mi pie izquierdo, de Jim Sheridan.

Actualizado: 10 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD