PUBLICIDAD

Gaslighting, sutil manipulación emocional
El gaslighting es un tipo de manipulación emocional en el que una persona intenta cambiar la realidad de otra para confundirla y tener un mayor control sobre ella. Conoce cómo terminar con esta relación tóxica.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Consecuencias del gaslighting: cómo prevenir sus efectos

Mujer con problemas de autoestima

El gaslighting puede provocar ansiedad y depresión.

Las principales consecuencias de la manipulación emocional sutil conocida como gaslighting (hacer luz de gas) sobre las víctimas son varias, entre ellas destaca el malestar psicológico que le provoca, con un cuadro que puede ir desde ansiedad o estrés a un fuerte sentimiento de culpabilidad, que atormenta a la persona que sufre el gaslighting y que en la mayoría de las ocasiones termina derivando en una depresión. Todo ello destruye su autoestima y hace que pierda confianza en sí misma.

Son pocas las veces en las que las propias víctimas son conscientes de su situación, es por ello que suelen ser las personas de su entorno las que dan la voz de alarma y en muchas ocasiones intentan que abran los ojos para acabar con esta tortura emocional, no obstante, el mundo de mentiras y manipulación que ha creado el verdugo suele ser muy consistente y no resulta fácil convencer a los afectados de que tomen las riendas de sus vidas.

Cómo romper con el gaslighting y evitar sus efectos emocionales

Como nos ha explicado el psicólogo José Félix Rodríguez, presidente de la AEFDP, lo primero y más necesario es darse cuenta de estar sufriendo este tipo de abuso por parte de la pareja, padres o hijos o compañeros de trabajo, y en base a eso, apoyarse en amigos y familiares para liberarse y dejar atrás cuanto antes esa relación tóxica.

Mujer que confía en sí misma
Creer en uno mismo es un paso fundamental para liberarse del gashlighting.

Si no se consigue de forma tajante, la mejor opción es acudir a un profesional, como un psicoterapeuta, que sabrá cómo abordar el problema con las técnicas adecuadas.

En todo caso, para prevenir el gaslighting y sus consecuencias ten en cuenta estos consejos básicos:

  • Confía en ti y en tu memoria: nadie puede conocer tu realidad y tus sentimientos mejor que tú.
  • Evita perseguir la aprobación de los demás: respeta las opiniones pero ten la tuya propia, lo luches por hacer cambiar de opinión al resto de personas.
  • Rodéate de gente que te haga sentir bien: te ayudarán a ver la vida de otra forma y mejorarás tu estado de ánimo, dejando atrás los efectos negativos de la luz de gas.
  • No dejes que superen tus límites: no permitas que te griten o que te hagan sentir mal.
  • Aléjate de las personas tóxicas: no aportan nada bueno en tu vida y solo te hacen entrar en un bucle de desconcierto y sufrimiento. Por difícil que sea, mira las cosas desde un punto objetivo y toma las decisiones correctas.
  • No dejes que nadie decida por ti: evita tener que delegar en otra persona para las decisiones que solo te atañen a ti, puedes pedir consejo, pero siempre debe prevalecer tu criterio.
  • Trabaja tu autoestima: es la base de todo, si no la tenemos perdemos la confianza en nuestro criterio, por lo que seremos la presa perfecta para el gaslighting.
  • Evita la dependencia emocional: no delegues algo tan importante como tu felicidad en otra persona, pues entonces será ella la que tenga el mayor control sobre ti. Válete por ti mismo.

Actualizado: 15 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD