PUBLICIDAD

Darse un tiempo en la pareja
Las segundas partes no tienen por qué ser malas, si crees que tu relación ha llegado a un punto de inflexión, pero todavía quieres luchar por tu pareja, te contamos las claves para daros un tiempo y salvar vuestro amor.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Pros y contras de darse un tiempo en la pareja

Preja abrazándose tras la ruptura

Plantear en la relación que hace falta un tiempo de desconexión mutua puede ser beneficioso, pero también perjudicial, ya que puede suponer desde un comienzo desde cero de la pareja, mucho más renovada y afianzada, a acabar con lo que quedaba de amor, al darse cuenta una, o ambas personas, de que puede estar solo sin problema y sin echar de menos al otro.

Algunas de las ventajas que tiene la separación temporal son:

  • Pensar con claridad lo que sientes por la otra persona; con las discusiones y los problemas cotidianos a veces no sabemos lo que realmente sentimos, y estar solos nos permite verlo todo desde otra perspectiva.
  • Meditar sobre los fallos propios en relación con la pareja y buscar la manera de mejorar nuestra actitud.
  • Comprobar si echas de menos al otro; gracias al espacio podremos ver si extrañamos a la otra persona tanto como pensamos.
  • Valorarte de manera individual y mejorar la autoestima.
  • Darte cuenta de las cosas que te gustan y sacar tiempo para empezar a hacerlas.
  • Indagar sobre cuáles son nuestras prioridades y qué es lo que queremos en la vida, valorando si nuestra pareja nos ayuda en este propósito, o no.
  • Reavivar la pasión del primer día; tras un tiempo separados puede que el reencuentro emocional y sexual provoque fuegos artificiales.

Riesgos de darse un tiempo en la pareja

Sin embargo, darse un tiempo no siempre lleva implícito el volver. Separarse temporalmente puede hacer que ambas, o una de las partes de la pareja, decida que está mejor sola, que no siente lo que pensaba que sentía por la otra persona o que, por cualquier otro motivo, no quiere continuar estando juntos.

Otra de las desventajas de este método curativo de la relación de pareja es que en ocasiones se utiliza como una mera excusa para dejarlo. Son muchos los que se escudan en la necesidad de un tiempo para aclararse, cuando desde un principio saben que no quieren seguir con la relación, y lo usan como una manera más suave de acabar con todo. No obstante, esto no hace más que empeorar la situación, pues la otra persona continúa manteniendo la esperanza de volver, y después el golpe es todavía mayor.

También se corre el riesgo de que la otra persona, o incluso tú mismo, conozcas a alguien con quien empieces una nueva relación. Por eso, es importante dejar claros los términos del tiempo de reflexión y ciertas condiciones, como si se puede o no salir o tener relaciones con otras personas, aunque los expertos no lo recomiendan, pues de esta manera no se consigue pensar claramente sobre la pareja.

También hay muchas parejas cuya dinámica es romper y volver, y así infinidad de veces. Según un estudio publicado en la revista Family Relations, el 60% de las personas han tenido alguna vez un tipo de relación intermitente que, tal y como exponen, produce un daño importante en nuestra salud mental, porque darse un tiempo en la relación, especialmente si se hace de manera reiterada, causa una angustia psicológica que deriva en relaciones tóxicas en las que se ejerce un abuso emocional nada sano que lleva a continuar juntos.

Actualizado: 7 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD