Hallan 50 nuevos genes que influyen en el color de los ojos

Existen más genes que influyen en el color de los ojos de lo que se creía, y un estudio ha identificado 50 más, lo que podría explicar por qué aunque ambos progenitores tengan los ojos azules, su hijo los puede tener marrones.
Escrito por: Eva Salabert

15/03/2021

61 Genes influyen en el color de ojos

El color de los ojos de una persona está determinado sobre todo por la cantidad de melanina en el epitelio del pigmento del iris, que es mayor en los ojos marrones que en los azules. Aunque se trata de un rasgo altamente heredable, la ciencia aún no ha descifrado por completo la genética que interviene en él, pero un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos dirigidos por el King's College London y el Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam ha descubierto 50 nuevos genes que influyen en el color del iris y que hasta ahora no se habían identificado.

Anteriormente los científicos creían que tan solo uno o dos genes influían en el color del iris, siendo dominantes los ojos marrones sobre los azules, por eso, hasta ahora, si un hombre y una mujer con ojos azules tenían un hijo con los ojos marrones se sospechaba de la paternidad. Sin embargo, el Dr. Manfred Kayser, profesor de Biología Molecular Forense del Erasmus University Medical Center Rotterdam y coautor del estudio, asegura que la genética involucrada en el color de los ojos es mucho más compleja de lo que se creía y que existen como mínimo 61 genes del color de ojos, por lo que aunque ambos progenitores tengan los ojos azules su hijo podría tener los ojos marrones.

Existen como mínimo 61 genes del color de ojos, por lo que aunque ambos progenitores tengan los ojos azules su hijo podría tener los ojos marrones

La nueva investigación que se ha publicado en Science Advances, se ha basado en estudios previos en los que ya se habían identificado 12 genes relacionados con el color de los ojos. Los investigadores analizaron esta vez a alrededor de 195.000 personas de Asia y Europa y encontraron que el color de los ojos con diferentes tonos de marrón en los asiáticos es parecido genéticamente al color de los ojos en los europeos, que van desde el marrón oscuro al azul claro.

Los autores del estudio diseñaron un mapa del material genético de los participantes. Sabían si estos tenían los ojos azules, marrones, o de cualquier otro color, y Kayser ha explicado que “las computadoras buscaron en su ADN áreas que tengan algo que ver con el color de los ojos. De esta forma encontramos 61 genes asociados al color de ojos, 50 de los cuales aún se desconocen. Muchos genes tenían que ver con la pigmentación, pero también encontramos genes que dicen algo sobre la estructura y formación del iris”.

El color de ojos puede ayudar a descubrir al autor de un crimen

Los resultados del trabajo también podrían ayudar a descubrir al autor de un delito. “Basándonos en investigaciones anteriores, ya podemos predecir qué color de ojos tiene un criminal sobre la base de fragmentos de ADN encontrados en la escena del crimen. Esto es importante para detectar a los criminales que no pueden identificarse con las pruebas de ADN forenses estándar. Pero no todas las predicciones son igualmente precisas; podemos predecir los ojos azules y marrones con mayor precisión que otros colores”, ha dicho Kayser.

“Ya podemos predecir qué color de ojos tiene un criminal sobre la base de fragmentos de ADN encontrados en la escena del crimen”

El hallazgo de los 61 genes ofrece oportunidades para que la predicción sea más precisa. Sin embargo, conocer únicamente el color de los ojos supondría buscar una aguja en un pajar, y por ello Kayser y su equipo han desarrollado también una prueba de ADN que se puede emplear para predecir el color del cabello y de la piel de una persona, y en 2018 hallaron 124 genes –111 de los cuales son nuevos–, que pueden ayudar a predecir el color del pelo, tal y como publicaron en Nature.

El Dr. Pirro Hysi, investigador del King’s College London y otro de los autores, ha declarado que “los hallazgos son emocionantes porque nos acercan un paso más a la comprensión del los genes que causan una de las características más sorprendentes de los rostros humanos, que ha desconcertado a generaciones a lo largo de nuestra historia. Esto mejorará nuestra comprensión de muchas enfermedades que sabemos que están asociadas con niveles específicos de pigmentación”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD