Beber café puede reducir el riesgo de enfermedad del hígado crónica

Las personas que beben cualquier tipo de café a diario tienen hasta un 21% menos riesgo de desarrollar enfermedad hepática crónica, 49% menos probabilidades de fallecer por esta causa, y un 20% menos riesgo de sufrir hígado graso.
Escrito por: Eva Salabert

22/06/2021

Beber café previene enfermedad hepática

El consumo regular de café podría ejercer un efecto protector sobre el hígado, según un nuevo estudio que revela que tomar cualquier tipo de café (molido o instantáneo), tanto si contiene cafeína, como si es descafeinado, se asocia con un menor riesgo de desarrollar enfermedad hepática crónica y otros trastornos hepáticos relacionados.

La investigación se ha publicado en BMC Public Health y ha sido realizada por científicos de las universidades de Southampton y Edimburgo (Reino Unido), que han comprobado que beber café –entre tres y cuatro tazas al día– se asociaba con una disminución del riesgo de desarrollar una patología crónica del hígado o de morir por su causa, en comparación con no beber café.

“El café es ampliamente accesible y los beneficios que obtenemos de nuestro estudio pueden significar que podría ofrecer un tratamiento preventivo potencial para la enfermedad hepática crónica. Esto sería especialmente valioso en países con ingresos más bajos y peor acceso a la atención médica y donde la carga de enfermedad hepática crónica es mayor”, ha señalado el Dr. Oliver Kennedy, autor principal del trabajo.

El máximo beneficio se observó en el grupo que tomó café molido

Los investigadores analizaron los datos registrados en el Biobanco del Reino Unido sobre 495.585 individuos que consumían café y que fueron seguidos una mediana de 10,7 años con el objetivo de conocer quiénes desarrollaban enfermedad hepática crónica y afecciones del hígado relacionadas. Durante el estudio el 78% (384.818) de los participantes en el estudio tomó café molido o instantáneo con cafeína o descafeinado, y el 22% (109.767) restante no consumió ningún tipo de café.

El máximo beneficio del consumo de café para el hígado se observó en el grupo que tomaba café molido, que contiene elevados niveles de kahweol y cafestol

A lo largo del periodo de seguimiento se detectaron 3.600 casos de enfermedad hepática crónica que causó la muerte de 301 de los afectados. También se diagnosticaron 5.439 casos de enfermedad hepática crónica o esteatosis –popularmente conocida como enfermedad del hígado graso porque se caracteriza por una acumulación de grasa en este órgano)–, y 184 casos de carcinoma hepatocelular, un tipo de cáncer de hígado.

Los resultados del análisis mostraron que los bebedores de café tenían un 21% menos riesgo de enfermedad hepática crónica y un 49% menos probabilidades de fallecer por esta causa, y un 20% menos riesgo de desarrollar hígado graso, en comparación con los individuos que no bebían café. El máximo beneficio del consumo de esta bebida se observó en el grupo que tomaba café molido, un producto que contiene elevados niveles de kahweol y cafestol, ingredientes que han demostrado que son beneficiosos para prevenir la enfermedad hepática crónica en estudios realizados con animales.

También el café instantáneo se asoció con una disminución del riesgo de enfermedad hepática crónica, pero inferior a la del café molido, lo que los investigadores atribuyen a que sus niveles de kahweol y cafestol son más bajos, pero que según ellos puede indicar que otros ingredientes del café, o tal vez una combinación de los mismos, pueden resultar beneficiosos, aunque advierten que es necesario realizar nuevos estudios que tengan en cuenta las variaciones en la cantidad y tipo de café consumidos, e incluyan poblaciones de otras razas y situaciones socioeconómicas, para confirmar sus hallazgos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD