PUBLICIDAD

El exceso de sal en la dieta promueve el deterioro cognitivo

Una dieta rica en sal reduce el flujo sanguíneo en el cerebro y los niveles de óxido nítrico, y esto altera la proteína tau –cuya acumulación se asocia al alzhéimer– provocando problemas cognitivos en ratones.
Escrito por: Eva Salabert

25/10/2019

Exceso de sal en la dieta promueve el deterioro cognitivo

Reducir el consumo de sal y mantener la buena salud de los vasos sanguíneos en el cerebro puede prevenir o retrasar la aparición de demencia. Esta es la principal conclusión de una investigación realizada con ratones en la que se ha comprobado que una dieta alta en sal afecta negativamente a las funciones cognitivas ya que disminuye los niveles de óxido nítrico, lo que provoca alteraciones químicas en la proteína tau en el cerebro que contribuye al desarrollo de demencias como el alzhéimer.

Este nuevo estudio ha sido llevado a cabo por científicos del Weill Cornell Medicine (Estados Unidos), y se ha basado en otra investigación publicada el año pasado por estos mismos investigadores en Nature Neuroscience, que descubrió que cuando se añadía una gran cantidad de sal a la dieta de un grupo de ratones, estos se volvían incapaces de realizar tareas cotidianas como preparar sus nidos, y tenían problemas para superar los test de memoria.

El déficit de óxido nítrico reduce el suministro de sangre al cerebro

Los autores de este trabajo determinaron que el exceso de sal hacía que células del intestino delgado liberaran la molécula interleucina-17 (IL-17), que promueve la inflamación al formar parte de la respuesta inmune del organismo. IL-17 entraba en la corriente sanguínea y evitaba que las células presentes en las paredes de los vasos sanguíneos alimentaran el cerebro para producir óxido nítrico, un compuesto que relaja y dilata las venas favoreciendo el flujo sanguíneo, por lo que un déficit de óxido nítrico puede restringir dicho flujo.

El descenso de la producción de óxido nítrico en los vasos sanguíneos afecta a la estabilidad de la proteína tau –implicada en la aparición de alzhéimer– en las neuronas

Basándose en estos hallazgos, el equipo de investigadores liderado por Giuseppe Faraco, profesor adjunto de investigación en neurociencia en el Feil Family Brain and Mind Research Institute del Weill Cornell Medicine, estableció la hipótesis de que la sal provocaba demencia en los ratones porque contribuía a la restricción del flujo sanguíneo en el cerebro. Sin embargo, al continuar investigando se dieron cuenta de que esta disminución del flujo sanguíneo no era suficientemente grave como para evitar que el cerebro funcionase adecuadamente.

La inestabilidad de la proteína tau causa problemas cognitivos

El Dr. Costantino Iadecola, otro de los autores del estudio, ha explicado que pensaron que debía estar sucediendo algo más, y en su nueva investigación, que se acaba de publicar en Nature, comprobaron que el descenso de la producción de óxido nítrico en los vasos sanguíneos afectaba a la estabilidad de la proteína tau en las neuronas.

Esta proteína proporciona una estructura a las neuronas –denominada citoesqueleto– que contribuye al transporte de materiales y nutrientes entre la neuronas, favoreciendo su salud y el correcto desarrollo de sus funciones. Si tau se vuelve inestable y sale del citoesqueleto, añade Iadecola, causa problemas ya que se puede acumular en el cerebro provocando deterioro cognitivo.

Los investigadores determinaron que unos niveles saludables de óxido nítrico mantienen la tau bajo control, y para conocer mejor su implicación en la demencia administraron un anticuerpo que promovía la estabilidad de tau a ratones alimentados con una dieta alta en sal y con un flujo sanguíneo restringido en el cerebro. Observaron entonces que a pesar de la reducción del flujo sanguíneo los animales mostraban una cognición normal, lo que demuestra, según Iadecola que lo que realmente causa la demencia es la alteración de tau, y no el escaso suministro de sangre.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD