PUBLICIDAD

La AAP aconseja advertir del uso de edulcorantes artificiales en niños

La Academia Americana de Pediatría (AAP) solicita que en los etiquetados de los productos que lleven edulcorantes artificiales, se indique cuánto contienen para controlar que los niños no sobrepasan las cantidades recomendadas.
Escrito por: Caridad Ruiz

30/10/2019

Niña tomando un dulce con edulcorante artificial

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda en su último informe, El uso de edulcorantes no nutritivos en los niños, que en los etiquetados de los productos alimenticios que lleven edulcorantes artificiales además de enumerarlos se mencione la cantidad que contiene de cada uno de ellos, para que, sobre todo los padres, puedan saber cuánto consumen los niños. Con esta medida, cuya recomendación se ha publicado en Pediatrics, pretenden que los padres y médicos puedan comprobar que la ingesta de edulcorantes artificiales está dentro de los niveles aceptables. Hoy ni en EE.UU. ni en Europa la industria alimentaria está obligada a especificar la cantidad de edulcorante artificial que añaden, por ejemplo, en los refrescos sin calorías o en los caramelos sin azúcar.

Existen ocho edulcorantes no nutritivos aprobados por la FDA (Agencia de los Medicamentos y los Alimentos de EE.UU.): la sacarina, el aspartamo, el acesulfamo de potasio, la sucralosa, el neotame y advantame. Respecto a la estevia y el Luo Han Guo (o fruto del monje) están aprobados como “generalmente reconocida como segura”. En Europa, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha autorizado a 19 edulcorantes bajos en o sin calorías para su utilización.

Actualmente ni en EE.UU. ni en Europa la industria alimentaria está obligada a especificar la cantidad de edulcorante artificial que incluyen sus productos.

Los edulcorantes bajos o sin calorías están presentes en todos los refrescos carbonatados sin azúcar, en el 89% de los caramelos y chicles sin azúcar, en el 45% de las bebidas de soja, y en el 18% de los yogures y leches fermentadas, según un estudio publicado en la revista Nutrients el año pasado, realizado en la Universidad CEU-San Pablo. Sin embargo, según el estudio publicado en Pediatrics, solo el 23% de los padres eran capaces de identificar qué productos contenían los edulcorantes artificiales y un 53% que elige para sus hijos alimentos etiquetados como bajos en azúcar, pero la mayoría ignora que el sabor dulce procede de los edulcorantes.

Los estudios no concluyen si los edulcorantes adelgazan o engordan

Para la autora principal de este documento, la doctora Carissa Baker Smith, profesora asociada de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, son necesarios más estudios sobre cómo afecta a la salud de los más pequeños el consumo de edulcorantes artificiales, especialmente en lo que se refiere al riesgo de obesidad infantil y diabetes tipo 2.

Tradicionalmente se ha estudiado la relación entre estos productos y el riesgo de desarrollar cáncer por su ingesta, aspecto que nunca se ha llegado a confirmar. Actualmente se estudia si los edulcorantes artificiales ayudan o no a controlar el peso. Según la AAP la mayoría de los estudios realizados señala que a corto plazo sustituir el azúcar por edulcorantes no nutritivos puede reducir el aumento de peso o incluso que los niños adelgacen algo, pero no son estudios concluyentes y algunos señalan incluso de tienen el efecto contrario. Estas otras investigaciones afirman que provocan cambios en el apetito y en el microbioma intestinal, lo que afecta a los niveles de azúcar en sangre y causan síndrome metabólico, resistencia a la insulina, diabetes y aumento de peso. Pero estas investigaciones tampoco son terminantes y requieren de estudios más a fondo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD